Cómo decorar comedores como espacios 'multitasking'

Confiésalo: tu también utilizas el comedor para trabajar, estudiar... ¡No pasa nada! Tu estilo de vida lo ha convertido en un espacio multiusos.

Comedor moderno con mesa de roble
Hearst

El tiempo pasa para todos, sin excepción, y los comedores han cambiado porque la forma de vivir también lo ha hecho. Y es lógico. Según la arquitecta Desirée García Paredes, de Estudio Sirëe, "las nuevas generaciones, sobre todo, utilizan los comedores de una manera mucho más multifuncional. La mesa puede ser utilizada durante el día como oficina o para hacer los deberes, mientras que por la noche sigue siendo el espacio perfecto para compartir una cena con los amigos". Un cambio con el que está de acuerdo Cristina Puerta, de Acana Interiorismo: "Antes los comedores eran más formales, se usaban para días puntuales en los que teníamos una celebración importante, y ahora se le da más importancia a que sea vivido y práctico, para utilizarlo en nuestro día a día".

Renueva la decoración y el ambiente de tu comedor

Sin tocar los muebles, puedes hacerlo y estrenar un comedor de tendencia.

Interiorismo, del estudio Egue y Seta. Mesa y sillas similares, en Sklum. Lámparas, de Ikea. El microcemento es de Futurcret.
Hearst

La clave es dar más protagonismo al espacio con nuevos revestimientos. Muy original y con impacto visual, la fusión de baldosa hidráulica y cemento en las paredes y el suelo de este comedor, al que imprimen un aire vintage e industrial.

La curva es bella: Busca muebles de líneas curvas

Y además, hace más fluida la circulación entre el comedor y la zona de estar, o el paso hacia la cocina.

Mesa, de Gubi, en Nordicthink. Sillas con tapicería acolchada, de Zuiver. Detrás, aparador mid-century, de Brutus de Gaper, y espejo, de Antique Boutique. Lámpara Akari, de Isamu Noguchi, editada por Vitra. Interiorismo, de A&B Curated.
Hearst

Aquí, muebles y complementos redondeados han creado un ambiente amable.

Pon un rollo en tu vida

Que el papel pintado es un material estrella que cambia en tiempo récord la estética de cualquier espacio, es una realidad. Solo tienes que elegir en qué pared quieres poner el foco de interés y lanzarte a buscar prints en una paleta actual.

Decoración, de Emmme Studio. Papel Lines, de la firma Ferm Living (75 /rollo). Mesa Drio, de Habitat. Sillas similares, en Maisons du Monde. Aparador, de La Recova. Lámpara, de Muuto.
Hearst

Juega con el contraste

El blanco es un valor seguro para potenciar la luminosidad, pero prueba con un tono muy oscuro de azul o verde para dar un vuelco a la decoración. Su efecto: crear una atmósfera envolvente, un punto dramática y teatral.

Mesa Quilda, en roble, en 100 x 103 x 75 cm (369 €); sillas Asting con y sin brazos (209 € c/u y 289 €/2); lámpara Nasoa (155 €) y póster Kata (139 €). De La Redoute Interieurs.
Hearst

Mesa adosada a la pared

Arquitecta, Barbara Appolloni.
Hearst

¿Piso antiguo a reformar? Rescata elementos originales e intenta que gane luz natural para que tu comedor sea un ambiente único, perfecto para comer y también para concentrarse en alguna tarea. Aquí se encargó a un especialista la restauración de la vidriera, que ahora da vida y una luz especial al comedor. Doble razón para adosar la mesa a la pared: realzar el mobiliario de líneas depuradas con la presencia del frente vidriado y sacar más partido al espacio.

Mesa de roble: ¡Cuidado!

Mesa Babylon, en roble (895 €), sillas Aura, en piel (299 €) y marcos de fotos (desde 3,95 €), de El Corte Inglés.
Hearst

Colocar mal cuadros, fotos o láminas, arruina la deco del comedor. Acertarás si tienen un patrón común, como un paspartú o marcos similares, porque el conjunto será más armónico. Infalible, alinear los cuadros por abajo, con una línea inferior imaginaria que transcurra en paralelo con la mesa del comedor.

Atención al fondo de los muebles

De La Redoute Interieurs: aparador Oblono, en 140 x 40 x 76 cm (729 €), mesa (219 €) y sillas (199 € c/u).
Hearst

La longitud importa pero su profundidad también, si está situado en una zona de paso o tu comedor es mini. Ten en cuenta que suelen tener 40-50 cm de fondo.

Almacenaje ¿Horzontal o vertical?

El que mejor se integre en cada comedor. El horizontal suele tener una altura similar a la mesa de comedor, 70-75 cm, y los verticales superan a menudo los 150 cm.

Mueble Vittsjö, en 100 x 36 x 175 cm (69 €) con focos led Jansjö (10 € c/u); todo, de Ikea.
Hearst

Encontrarás aparadores altos con y sin puertas; en este último caso, el menaje forma parte de la deco, como en este diseño.

Cinco no son multitud

Hearst

La regla de los impares —que defiende que, a nivel visual, es más atractivo un número impar que uno par— funciona en la decoración de la mesa del comedor. En general, un número par de detalles es equilibrado aunque también estático, pero si agrupas tres o cinco habrás creado una composición dinámica, como aquí. Busca complementos similares a los de la imagen en tiendas retro y almonedas, como las de El Rastro.

La mejor distribución del comedor

Sillas, estilo Tapiovaara, y mesa, de Passage Privé.
Hearst

Arrinconar el comedor en un salón con tres balcones sería un error. Tips para acertar, como en este proyecto del estudio La Traviesa de Conde Duque: ubicarlo delante de una de las ventanas balconeras, centrarlo con una araña señorial y delimitarlo con una alfombra de baldosa hidráulica. A destacar, la armonía del ladrillo visto, con lechada de pintura blanca, y la mesa con pátina.

Aparador en el salón

Aparador Sheffield, en 188 x 45 x 75 cm (699 €), daybed Felix (1.190 €) y complementos, de Maisons du Monde.
Hearst

¿Quién dijo que el aparador solo debe situarse en el comedor? Ubicarlo en la zona de estar o en una pared de paso entre salón y comedor también es buena idea.

A la expertas les preguntamos por cuestiones clave para decorar —bien— el comedor. Para hacerlo más acogedor, Cristina destaca la importancia de que "todas las luces sean cálidas, porque es la manera de conseguir calidez y que nos apetezca pasar más tiempo sentados" y que el look del comedor "esté bien integrado con nuestro estilo de vida".

En opinión de Desirée una opción es "utilizar distintas estrategias y combinarlas entre sí: por un lado podemos jugar con el revestimiento de las paredes que delimitan esta estancia utilizando papeles pintados, colores cálidos u oscuros; y por otro, trabajar más los complementos, que cada vez tienden a ser de materiales y colores más naturales y ecológicos…". La arquitecta subraya también la importancia "de delimitar una gama de colores que nos gusten y combinen, tanto si se trata de las paredes como de los complementos. De esta forma, tendremos una idea más clara de qué es lo que pretendemos conseguir, sin perdernos entre detalles que, quizás por separado sean muy atractivos, pero no armonicen bien con nuestro conjunto".

Los trucos para dar más relieve visual al comedor serían, según Acana Interiorismo "jugar con las paredes y techos; si colocamos un buen papel delimitando la zona o pintamos el techo en otro color enmarcándolo con alguna moldura, no hace falta mucho más. También funcionan muy bien las alfombras para delimitar el espacio o las celosías separadoras que tanto se llevan —por ejemplo, con formas, en cristal con cuarterones o de madera— quehacen que sigas viendo las dos zonas, pero a la vez ya te están separando sin necesidad de paredes. Y lo más importante es que por todos lados fluirá la luz".

Para Estudio Sirëe, "el espacio que existe sobre el aparador muchas veces queda olvidado o relegado para más adelante, siendo uno de los puntos clave del éxito en un comedor". Recomienda poner especial atención en decorarlo "con una composición bonita de cuadros, unos jarrones con flores frescas o una lámpara de diseño de sobremesa. Si conseguimos que este conjunto armonice con las lámparas colgadas sobre la mesa y el color de las sillas, habremos dado el punto extra necesario para un espacio bien cuidado y con estilo".

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones