Tipos de relleno para el sofá

Lo que realmente cuenta en un sofá es el interior, uno de los factores clave que dice bastante sobre su calidad. El que un sofá sea cómodo o no depende al 100% del relleno de sus asientos y respaldo.

image
Hearst Spain

LA PLUMA. Es el tipo de relleno más cómodo, pero también el más caro. Suelen ser de oca, ganso o una mezcla de ambos y son perfectos para el respaldo. La desventaja es que con el tiempo se deforman y pierden volumen antes.

LA ESPUMA. Es una opción muy habitual y también la más económica. Los rellenos son duraderos y tienen la ventaja de que se recuperan enseguida. Su inconveniente es es que son poco adaptables y duros. Elige una espuma de alta densidad, para que el asiento no se deforme, pero con una envoltura de pluma de oca para que el sofá resulte más confortable y transpire mejor.

HÍBRIDOS. El relleno tipo sandwich hace más cómoda la espuma al envolverla con dos capas –una por arriba y otra por abajo– con plumas de oca, o de poliéster. Con ninguno de ellos se deforma.

SINTÉTICOS. Cada vez se utilizan más los rellenos sintéticos, como la fibra soft, que consigue resultados más blandos y mullidos, y el látex, con sus propiedades anti-alérgicas y de transpiración, aparte de su cualidad de indeformable.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Salones