¿Por qué los alimentos fermentados son buenos para la salud?

Son buenos para el aparato digestivo y muy sabrosos. Los alimentos fermentados son la opción más saludable para incluir el menú. Descubre aquí porque debes incluir el kimchi y el chucrut a tu lista de la compra esta semana...

image

Se ha hablado mucho últimamente sobre los alimentos fermentados. Si alguna vez has pensado que  "fresco es mejor" optar por alguna de estas conservas podrían ser más saludable que los productos frescos.

La fermentación es una técnica foodie antigua que se empezó a usar para conservar y prolongar la vida de algunos alimentos de forma natural: Verduras picantes, yogur natural y tés fermentados con gas. Ingredientes como el repollo o el pepino se dejan reposar hasta que sus azúcares y carbohidratos se convierten en agentes impulsores del crecimiento bacteriano.

No sólo significa prolongar la vida de los alimentos, los alimentos fermentados también están llenos de beneficios para la salud, en particular para la salud digestiva. Mientras que hay muchos alimentos que todavía se someten a procesos de fermentación tradicionales -el pan, el vino y la cerveza, el yogur- la fermentación se ha puesto de moda recientemente. Además de la cocina coreana o la japonesa, maestras en el arte de la fermentación, estamos empezando a ver  productos fermentados en nuestros restaurantes favoritos y en las estanterías de los supermercados. Ya sea fuerte y picante, chucrut o kimchi coreano en escabeche, el capricho del alimento fermentado está convirtiendo rápidamente en una firme y saludable opción.

No es difícil entender por qué, muchos alimentos fermentados tienen un sabor delicioso, y no sólo eso, el consumo de estas conservas en vinagre obrará maravillas en el intestino. Sabores fuertes y picantes, tienen la ventaja añadida de ser saludables.

Conocidos como 'potenciadores' probióticos, los fermentados son alimentos ricos en antioxidantes curativos que trabajan para impulsar las buenas bacterias en el tracto digestivo. Incluirlos en la dieta  te ayudará a digerir los alimentos mucho más rápido, aliviar los molestos síntomas del Síndrome del colon irritable, también con la pérdida de peso, así como est¡mular el sistema inmune, y mantenerte sano y libre de enfermedades.

Los alimentos fermentados contienen bacterias vivas, y éstos trabajan esencialmente para restaurar el equilibrio de las bacterias en el intestino. Los fermentos son mucho más fáciles de digerir que muchos otros alimentos que consumimos, por lo que ayudan a que el sistema digestivo funcione sin problemas, ayuda a eliminar las toxinas dañinas y mantiene el intestino sano y limpio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Alimentos fermentados

Si no estás familiarizada con los fermentados y quieres saber cómo empezar, aquí tienes algunos de nuestros favoritos. Prepara las papilas gustativas para el hormigueo...

Chucrut

Uno de los mejores fermentados de nuestra lista de alimentos, el chucrut tiene un olor muy característico, fuerte y picante. Tradicionalmente se usa en la cocina alemana acompañado con salchichas y patatas. Un plato estupendo, mejor que solo con la col al vapor, y es súper fácil de preparar.

Refuerza las buenas bacterias intestinales para combatir las infecciones, el chucrut también se relaciona con la salud del cerebro, ayudando a tratar los síntomas de la ansiedad y la depresión. ¿Quién sabía que la col fermentada podría ser tan beneficiosa?

La Kombucha

Una mezcla celestial de sabores dulces y amargos, esta antigua mezcla de té chino tiene una efervescencia muy sutil, por lo que es perfecta como refresco de verano. Conocida como el "elixir de la vida" la Kombucha está repleta de probióticos, antioxidantes y vitaminas, para combatir una serie de problemas de salud.

Los aficionados de este té fermentado afirman que ayuda a la digestión, pérdida de peso, pérdida del cabello, depresión, insomnio, y ayuda a la estimulación del sistema inmunológico. Incluso se ha usado en tratamientos preventivos contra el cáncer. Pero, ante todo, las bacterias saludables que contiene la Kombucha protegen y fortalecen el intestino.

El Kimchi

La locura de kimchi ha llegado oficialmente al mundo de la alimentación, y es fácil descubrir por qué. Ideal para aumentar la energía, ayudar a la digestión y mejorar la piel, esta col fermentada picante queda muy sabrosa combinada con arroz, vegetales y en ensaladas frescas.

El Tempeh

Hecho con soja fermentada, el tempeh está lleno de proteínas. Es una buena fuente de probióticos ya que contiene todos los aminoácidos esenciales. Se usa como sustituto de la carne en ensaladas, sándwiches o para acompañar verduras al vapor.

Miso

Una pasta fermentada a base de cebada, arroz o soja, el miso está lleno de minerales esenciales como el potasio. Tiene un sabor rico y un alto poder saciante.

El Yogur

Rico en bacterias vivas y sanas, el yogur es la opción más común para surtir a la tripa de probióticos saludables. Accesible y muy versátil para cocinar, el yogur es ideal para el desayuno, merienda o para muchos guisos y sopas. Es también una fuente de poder cuando se trata de mantener el intestino sano y equilibrado.

El Kéfir

Una bebida de leche fermentada que tiene un sabor parecido a un yogur bebible. Muy rico en probióticos, vitaminas y minerales para proteger el intestino de infecciones además de ayudar a la digestión.

Publicidad - Sigue leyendo debajo