Piña en rodajas

Conseguir una presentación casi profesional es posible. Basta con poner en práctica unos trucos resultones y echar mano de utensilios adecuados. En este caso, técnicas para extraer la pulpa de la piña.

image
1 de 5
Una escultura de piña

Es lo que se consigue al utilizar un pela piñas. Es básico que los utensilios no acumulen restos de alimentos. Busca modelos desmontables y aptos para el lavavajillas. La firma Iris dispone de modelos que permiten la extracción de la pulpa en espiral similares al de la foto, pero con el mango ergonómico, para facilitar su uso (10,71 € aprox.).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
PASO 1: Prepara la piña

Corta el penacho de la piña y la base. Así conseguirás dar estabilidad a la fruta. Coloca el pela piñas en la parte superior e introdúcelo girando, como si estuvieras metiendo un sacacorchos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
PASO 2: Saca la pulpa de la piña

Saca el pela piñas. Te resultará más fácil si inclinas ligeramente la fruta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
PASO 3: Desmonta el pela piñas

Desmonta el mango del utensilio y saca toda la pulpa de la piña, que habrá salido como una espiral continua.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
PASO 4: Aprovecha toda la piña

Prepara la fruta como prefieras. Al utilizar este instrumento consigues rodajas simétricas y sin el corazón. Además, el interior de la cáscara queda liso por si quieres utilizarla como envase natural para rellenarla con la piña troceada, ya sea en solitario o en macedonia de frutas. También queda espectacular para sacar a la mesa un cóctel de marisco, piña, lechuga y mango.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Vídeos