Un menú depurativo

Cansancio, catarros que nunca se curan y estrés pueden ser síntoma de que tu cuerpo acumula elementos nocivos. ¡Es hora de eliminar las toxinas! Además de mantener tu cuerpo hidratado.

FRUTAS DE TEMPORADA
- Aprovecha la temporada de fresas. El 90% de su composición es agua, de ahí que sean un excelente diurético natural. Es más, al ser ricas en vitamina A, C y E, ¡son antioxidantes!
- La primavera también es la temporada del diente de león. Aunque se suele tomar en infusión, las hojas de este eficaz diurético, que también descongestiona el hígado, se toman en ensalada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Smoothie de papaya

INGREDIENTES: 1 papaya madura • 1 naranja sanguina • 1 pomelo rojo • 1 kiwi.
PREPARACIÓN: Exprime el zumo de la naranja y del pomelo. Parte la papaya por la mitad y retira las semillas que tiene en el centro. Corta la pulpa en trozos y mézclala con el zumo de los cítricos. Tritura con ayuda de la batidora y sirve en copas altas. Para acompañar el smoothie, parte el kiwi por la mitad, saca la pulpa con cuidado para no partir la piel y córtala en dados. Rellena con ellos la piel vacía del kiwi y sirve con una cucharita. Es importante que la preparación se haga de la forma más rápida posible, y que consumas el batido enseguida para que las vitaminas de la fruta no pierdan su valor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Copa de frutos del bosque

INGREDIENTES: Zumo de frambuesa y de grosella • Frambuesas • Grosellas • Helado de piña o de mango • 1 rama de hierbabuena fresca.
PREPARACIÓN: En un cuenco, mezcla los zumos. Añade las frambuesas y las grosellas, tapa el cuenco con un papel de plástico y mete en el congelador un par de horas. Saca y con un tenedor, rompe los cristales de hielo, pero ten mucho cuidado para no aplastar los frutos. Mete de nuevo en el congelador y repite la operación un par de veces más. A la hora de servirlo, colócalo en una fuente y acompaña con una bola de helado. Adorna con hojas de hierbabuena fresca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Marchando un zumo doble

Olvida temporalmente el alcohol en cualquiera de sus variedades y las bebidas carbonatadas. Si tienes sed, bebe agua en abundancia o zumos de fruta recién exprimida para que conserven todas sus vitaminas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Crudités con limón

INGREDIENTES: Zanahorias baby • Rabanitos • Apio verde • 1 limón.
PREPARACIÓN: Lava todas las verduras. Pela la zanahoria y los rabanitos, pero sin retirar del todo la piel. Si las zanahorias son de tamaño normal, córtalas en bastoncillos. Prepara un cuenco con agua y hielo y sumerge la verdura. Mientras, lava el apio y retira las hebras. Córtalo en tiras de unos 10 cm. Antes de servirlas, saca la zanahoria y los rabanitos del agua helada. Rocía la verdura con el zumo del limón y sirve.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Infusión de menta

Este pequeño tesoro de color verde tiene propiedades diuréticas, antisépticas e, incluso, anestésicas (mordisquear sus hojas calma las encías doloridas). Para beneficiarte de sus efectos, prepara una infusión en 1 litro de agua. Cuando hierva, añade un manojo de hojas de menta fresca y una lima cortada en rodajas. Retira del fuego y déjalo en infusión 10 minutos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Apúntate a las alcachofas

Su alta composición en cinarina estimula la producción de bilis, lo que facilita la descongestión del hígado. Además, la alcachofa favorece la producción de orina y evita la retención de líquidos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una tacita de salud

Las infusiones son una gran ayuda a la hora de eliminar toxinas. El té verde tiene efecto diurético y reduce los niveles de lípidos en sangre, mientras que un pomelo troceado y hervido 1 minuto limpia el aparato digestivo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo