Cómo usar (bien) un microondas

Parece tan sencillo como meter los alimentos y ponerlo en funcionamiento, pero con estos consejos lograrás sacarle el máximo partido.

Salmón cocinado al microondas.
Getty Images

Calentar, gratinar, descongelar y ¡hasta cocinar! Son muchas las posibilidades que nos ofrece este electrodoméstico, si bien para rentabilizarlo y conseguir que nuestros platos queden deliciosos, es importante seguir algunas recomendaciones. Por ejemplo, para que las ondas se distribuyan correctamente y los alimentos se calienten bien, es fundamental que el plato del microondas gire. Meter envases grandes que no permiten este movimiento es uno de los errores más comunes. O... ¿sabías que para que frutas y verduras no pierdan antioxidantes hay que cocinarlas sin agua? Si estaban en la nevera, déjalas un rato a temperatura ambiente antes de meterlas en el micro.

Veamos otros consejos...

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Recipientes para el microondas
Getty Images

Usa recipientes específicos, bien sean de plástico, silicona, cristal o cerámica. Siempre es mejor tapar los alimentos para evitar el contacto directo con las ondas –además de salpicaduras–, pero nunca cerrarlos herméticamente. Recuerda que el metal no puede introducirse en el microondas, ni siquiera el papel de aluminio.

Recipiente de la colección Smart Micro de Curver.

Pescados deliciosos
Getty Images

Preparar este tipo de platos lleva muy poco tiempo y se obtienen unos resultados estupendos. Basta con colocar el lomo o filete en un plato, sazonarlo, barnizarlo con un poco de aceite de oliva y cubrirlo con papel film. Haz un par de agujeritos para que salga el vapor y cocínalo dos minutos a potencia media. Ten en cuenta que deberás adaptar los tiempos al tamaño del pescado y a la potencia de tu equipo.

¿Y los congelados?
Getty Images

Primero, descongélalos de forma tradicional, poco a poco, al natural, o bien utilizando esta función del microondas. En esta caso, deberas dar la vuelta a los alimentos a mitad del proceso. Después, cocínalos como si fueran frescos.

¡Controla los tiempos!
Getty Images

Lo importante para evitar que los alimentos pierdan sabor y textura, es el juego entre potencia y tiempo. No todos los microondas son iguales, por eso, lo mejor es que pruebes, alargando o acortando los tiempos de cocción hasta tener una idea de los valores necesarios.

Pollo asado al microondas
Getty Images

Utiliza siempre recipientes de vidrio o silicona que tengan tapa, conseguirás que conserve su humedad y quede muy jugoso.

Estuche de Lékué.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar