Skip to Content

Trucos para conservar los alimentos por más tiempo

Consejos e ideas para que los alimentos duren más tiempo y así no desperdicies la comida.

preview for How to Wash Strawberries

Anota estos consejos que te ayudarán a mantener los alimentos frescos por más tiempo y sencillos trucos de cómo congelarlos con total seguridad, para evitar tirar comida a la basura, ser más ecológicos y ahorrar mucho dinero.

Un buen truco es utilizar las temperaturas más bajas, así que sigue estos consejos para congelar los alimentos. Por ejemplo, puedes acumular una gran cantidad de verduras o vegetales, como cebollas o cebolletas, que puedes picar y congelar antes de que se desperdicien. Solo tienes que meterlas en una bolsa con cierre hermético. Para otras verduras, escáldalas y refréscalas en agua fría antes de congelarlas

Qué alimentos se deben guardar en la nevera

Almacenar de forma correcta los alimentos en el frigorífico te permite verlos de un vistazo, así que lo mejor es que utilices los envases herméticos o tuppers para conservar alimentos y comida.

Utiliza un jarrón para verduras. Envuelve las bases de los espárragos o las hierbas con toallitas de papel húmedas, o prueba a guardarlos en posición vertical en un vaso con unos dos centímetros de agua. Esto los mantendrá hidratados y ralentizará su marchitamiento.

No guardes la fruta y la verdura juntas. Muchas frutas, como los plátanos, los aguacates y los melocotones, producen gas etileno, que actúa como una hormona de maduración y puede acelerar el proceso de maduración de otros productos. Asimismo, las uvas, los cítricos y las bayas se deterioran a temperatura ambiente, así que deben refrigerarse. Deja que las frutas con hueso, como las nectarinas y los mangos, maduren en un frutero y páselas al frigorífico una vez que estén lo suficientemente blandas para comerlas y así ayudar a conservarlas.

El pan, las cebollas, el ajo, la miel, los pasteles (sin nata), el café y los huevos son alimentos que podrías tener la tentación de guardar en la nevera. Pero, en realidad, se conservan mejor en el armario. Almacenarlos correctamente puede ayudar a reducir el desperdicio de alimentos al dejar espacio en el frigorífico para los productos que sí necesitan refrigeración.

Los condimentos suelen suscitar debates sobre dónde deben guardarse. Como regla general, todos los condimentos sin abrir pueden guardarse en un armario de la cocina. Sin embargo, una vez abiertos, el ketchup y la mostaza se conservan mejor en el frigorífico y la mayonesa debe guardarse en la nevera, mientras que la salsa Worcester, la salsa de soja, el vinagre de malta y el aceite de oliva virgen extra deben guardarse en el armario.

Alimentos que duran años en casa

Son casi imperecederos y sacan de muchos apuros, lo sabemos desde antes de la pandemia, pero ahora se han hecho un hueco en nuestra despensa. También son alimentos que puedes comprar para tener en tu segunda residencia y así no sufrir cuando tengas la nevera vacía.

Procura tener siempre en casa conservas de verduras o de pescado, legumbres secas, arroz, aceite de oliva, pasta, semillas de chía , cuscús o quinoa, que pueden estar en el armario durante un tiempo muy prolongado. La miel también es un buen aliado y puede solucionar desayunos, salsas y postres, pero también se utilizan para remedios de abuela.

Funcionan muy bien las mantequillas de frutos secos, como almendras o anacardos, la crema de cacahuete o utilizar un buen escabechado para conservar las verduras o hacer platos como la receta de pasta de limón con sardinas en escabeche.

Cómo se combaten las plagas en la cocina

No es algo en lo que nos guste pensar pero, por desgracia, las moscas y los ratones pueden ser plagas habituales en la cocina.
Para disuadir a las moscas, mantén los cubos de basura alejados de los armarios de la cocina, y asegúrate de que el cubo está cerrado herméticamente y de que lo vacías con regularidad. Echa un vistazo a nuestros trucos para deshacerte rápido de las moscas de la fruta en tu cocina.

Mantener las ventanas bien cerradas y asegurarse de que la puerta del armario pueda cerrarse correctamente también mantendrá alejadas a las moscas. Si te encuentras con una afluencia de moscas en la cocina, el papel matamoscas es una forma estupenda de atraparlas, y si aparece una plaga de hormigas, sabemos cómo acabar con ella en tu casa.

1

Plátanos

alimentos plátanos
Getty Images

Un buen truco para que los plátanos duren más es acelerar su maduración al guardarlos en una bolsa, al permanecer encerrados producirán etileno y fructificarán antes.

Conservar. Para un proceso de maduración correcto, es aconsejable mantenerlos a unos 15º C. Cuando esto no sea posible, se meterá en el frigorífico envueltos en papel (no de periódico), con un paño o en una bolsa de conservación de alimentos para protegerlos del frío. Además, deben evitarse los golpes y roces y tampoco se debe poner peso encima, ni siquiera más plátanos u otras frutas.

Congelar. La forma más conveniente es elegir los más maduros, pelarlos y cortarlos en rodajas. Colocar en una bandeja sin dejar que se toquen. Congelar durante al menos 3 horas, y cuando estén ya duras las rodajas, guardarlas en una bolsa para congelar, así no ocuparán espacio y no se pegarán entre ellas, usando solo las que necesites.

2

Embutidos

alimentos embutidos
Getty Images

Una vez el embutido curado esté abierto, se recomienda colgarlos con la parte del corte hacia abajo y tapado con papel film.

Conservar. Los curados, se deben guardar en un lugar fresco, seco y ventilado a unos 15-20 grados. Si los metes en la nevera, sácalos un rato antes de consumir. Los cocidos, por el contrario, hay que guardarlos en el frigorífico, envueltos en papel film y dentro de un táper.

Congelar. Mejor en piezas enteras y envasadas al vacío y descongelando en la nevera. Los loncheados, envueltos en papel film transparente, y después, en una bolsa de congelación escribiendo la fecha en una zona visible del exterior.

3

Queso

alimentos queso
Getty Images

Congela las lonchas, separándolas con un papel para que no se peguen. caldo, sopas o como guarnición de un principal.

Conservar. Lo más sencillo es utilizar el envase original, o bien, papel film o aluminio sin apretar demasiado, para evitar que aparezca el moho. La temperatura ideal para mantener los quesos de tapa dura es entre 8 y 12 grados, mientras que los de pasta blanda entre 4 y 8º C.

Congelar. El queso duro es mejor hacerlo en porciones e ir descongelando según se vaya a consumir. Los blandos y cremosos perderán su textura y serán solo útiles para cocinar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4

Fresas

alimentos fresas
Getty Images

Retira aquellas fresas de la caja que estén estropeadas lo antes posible, para que los microorganismos no dañen al resto de las fresas y las echen a perder. Para alargar su vida, lávalas con una parte de vinagre y 3 de agua antes de meterlas en el frigorífico. Esto eliminará las esporas del moho y la bacteria que las estropea. Eso sí, sécalas bien antes de guardarlas.

Conservar. Conviene guardarlas en el frigorífico en un envase con pequeños agujeros para evitar la aparición de hongos. Además, es recomendable no lavarlas hasta el momento de consumirlas, para que no absorban la humedad, mantener los tallos el máximo tiempo posible y manipularlas cuanto menos mejor.

Congelar. La forma más adecuada es lavarlas y dejarlas escurrir, para que luego no se forme escarcha a su alrededor. Colocarlas en un recipiente amplio, que no se apelmacen. También las puedes congelar individualmente en papel de aluminio o cubiteras. Aunque no mantienen su textura, son ideales para preparar sorbetes, zumos o smoothies.

5

Huevos

alimentos huevos
Getty Images

Para saber si están frescos, mételos en un vaso de agua, si flotan, deséchalos. Cuanto más horizontal esté en el fondo, más fresco estará.
Conservar. Deben guardarse en uno de los estantes del frigorífico y en su envase original, para protegerlos de posibles golpes y de la humedad. Es habitual verlos colocados en la puerta de la nevera, pero no es su mejor sitio porque al abrir y cerrar, quedan más expuestos al contraste frío-calor que en el estante.

Congelar. Hay que hacerlo sin la cáscara pues podría explotar. Ábrelos y vierte su contenido en un recipiente tipo cubitera o molde de magdalena: un hueco por huevo. También puedes hacerlo, separando yemas de claras. En este caso, bate las yemas y añade sal o azúcar según la receta que elaborarás a posteriori.

6

Verduras de hoja verde

alimentos verduras de hoja verde
Getty Images

Arranca las hojas de la lechuga con la mano a medida que se vayan consumiendo, lávalas y sécalas, pero no las dejes en remojo. Para que recupere su vigor cuando ya está un poco mustia, corta las hojas que vayas a consumir y mantenlas en agua helada de 5 a 30 minutos, según lo blandas que se encuentren. Voilà!

Conservar. Guarda la lechuga en bolsas de plástico o envuelta en papel film en la parte más fría del frigorífico, sin que quede una gota de agua entre las hojas, pues de hacerlo, terminarán pudriéndose.

Congelar. Algunas verduras como la lechuga o los berros, no se aconsejan congelarlas crudas porque se agrietarían y perderían su textura. Otras como las espinacas o coles rizadas, es mejor escaldarlas antes de congelarlas y usarlas para sopas, batidos, etc.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7

Aguacate

aguacates
Country Living

Deja que madure fuera de la nevera, siempre tiene que estar a temperatura ambiente. Eso sí, una vez que esté listo (lo sabrás porque cede ligeramente a la presión), refrigéralo hasta que lo vayas a consumir. Una vez que lo hayas cortado, mantén el hueso y rocía con zumo de limón en la mitad que no vayas a usar. Te durará más.

8

Hojas verdes

ensalada en bolsa
Country Living

Las espinacas, berros, canónigos u hojas de lechuga se mantienen frescas durante más tiempo si las metes en una bolsa, junto a una servilleta o papel de cocina, ya que absorberá el exceso de humedad.

9

Apio

apio
Country Living

Si lo mantienes en la bolsa del supermercado, no te durará más de una semana. Mejor, envuélvelo en papel de aluminio para asegurar su frescura durante más tiempo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
10

Patatas

pon una manzana con las patatas
Country Living

Las manzanas producen un gas llamado etileno, que mantiene las patatas frescas y firmes.

11

Cebollas

guarda las cebollas en medias
Country Living

Los panties que ya no utilices pueden convertirse en la perfecta bolsa de almacenaje para guardar las ceborllas. Mete estos bulbos de uno en uno y sepáralos mediante un nudo. Después, colócalos en un lugar seco a salvo de la luz ¡y listo!

12

Manzanas

guarda las manzanas en una bolsa
Country Living

Las manzanas producen un gas que acelera el deterioro de casi todas las frutas y verduras, salvo las patatas. Por eso, debes guardarlas en una bolsa en la nevera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
13

Pasas

pasas
Country Living

Mete las pasas en un recipiente hermético siempre. De esta manera, evitarás que se sequen y se pongan correosas. Si esto ha sucedido, para que recuperen su jugosidad ponlas en agua caliente durante una o dos horas. ¡Funciona!

14

Peregil

hierbas perejil
Country Living

Trata las hierbas como si fueran flores. Lo mejor es poner el peregil o las ramitas de romero o hierbabuena en un vaso con agua y, si tienes invitados, colócalas directamente en la mesa para que cada uno aderece su plato al gusto. ¡Más frescas, imposible!

Otra opción es dejar que se sequen y conservarlas molidas para que mantengan su sabor. Guárdalas en un armario fresco y oscuro. Si no tienes un especiero, puedes guardar las hierbas en un armario para que no abarroten las superficies.

15

Champiñones

setas
Country Living

La humedad es uno de los peores enemigos de los champiñones y, en general, todo tipo de hongos y setas. Por eso, con este sistema se mantendrán secos y limpios. Si los guardas así durante mucho tiempo y se resecan, basta con que los pases por agua antes de consumirlos y volverán a hidratarse.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
16

Tomates

tomates
Country Living

Cuando metes los tomates en la nevera pierden sabor y jugosidad. Para mantener intactas sus propiedades, debes tenerlos fuera de la nevera. Lo mismo sucede con otras hortalizas, como las patatas o las cebollas, aunque éstas deben almacenarse en un lugar oscuro.

Recetas y trucos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo