10 Formas fáciles de perder peso sin hacer dieta

Aplica estos pequeños cambios y empieza a perder kilos.

image

Adelgazar sin esfuerzo

A pesar de lo que leas sobre las últimas tendencias de moda, no tienes que limitarte y morirte de hambre para perder peso.

Tan solo con realizar algunos sencillos cambios en tu dieta  te será muy fácil alcanzar su objetivo y conseguior tu peso ideal sin tener que someterte a estrictos regímenes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Picotea varias veces

Lo has leído bien. Comer cada tres o cuatro horas evita los picos de hambre y que te excedas en las comidas.

Intenta consumir entre 150 y 200 calorías en cada picoteo y trata de incluir un combo de proteínas y fibra.

Ideas y recetas:
- Aperitivo: ¿qué saco de picoteo?
- Snacks vegetarianos
- 10 snacks muy saludables para disfrutar en el trabajo

Manten una buena hidratación

¡Beber más bebidas (sin azúcar) como té y agua mantendrá a raya las señales de hambre, que a menudo confundimos por sed!

Un objetivo de 8 a 10 vasos de agua al día es los ideal para la mayoría.

Guía de tés e infusiones

Desayuna mejor

Un desayuno equilibrado al comienzo del día es una parte clave de cualquier plan para adelgazar.

Varias investigaciones han demostrado que las personas que desayunan bien habitualmente consumen cerca de 100 calorías menos al día y pesan menos que aquellos que renuncian a comer nada por la mañana.

Esta estrategia también funciona a largo plazo. Una ventaja extra de ingerir una comida nutritiva por la mañana: suministra glucosa al cerebro para ayudar a pensar con claridad y funcionar de manera óptima hasta la hora del almuerzo.

Ideas y recetas:
- 15 desayunos que te pondrán de buen humor
- 14 desayunos según la nueva pirámide alimenticia

Elige buen producto

Para acelerar la pérdida de peso, debes duplicar, si no triplicar, la ingesta diaria de frutas y verduras. Se componen principalmente de agua, por lo que son bajos en calorías, lo que significa que puedes comer mucho sin aumentar de peso, y sus altos niveles de fibra ayudan a controlar el hambre.

Además: numerosos estudios han demostrado que las frutas y verduras también son excelentes para combatir enfermedades.

Ideas y recetas:
- Zumos y batidos refrescantes y nutritivos
- 14 frutas ideales para el verano
- Frutas, verduras y hierbas que puedes cultivar en cestas
- Ensaladas y otras recetas con ingredientes cultivados por ti
-

Prueba con nuevas verduras

Sí, queremos que comas más vegetales, ¡pero siempore es bueno experimentar un poco! Fresco o congelado, más es siempre mejor cuando se trata de verduras.

Algunas sugerencias coloridas: pimientos amarillos y naranjas, col morada (lombarda), espinacas, col rizada, rúcula, berenjena, espárragos o coles de Bruselas. Tu báscula te lo agradecerá.

Un estudio dirigido por investigadores de la Universidad Estatal de Pensilvania demostró que las personas comían muchos veegetales consumían una media de 511 calorías menos al día que aquellos que consumían menos.

Más pescado

Sigue una alimentación baja en calorías que incluya pescado, y perderás más kilos, sugiere un estudio en el International Journal of Obesity.

Una posible explicación: kilo a kilo, el pescado tiene menos calorías que casi todos los cortes de carne (ternera, cerdo y aves). Segun los investigadores los ácidos grasos omega-3 del pescado activan el proceso de quema de grasa, siempre que además hagas ejercicio o camines regularmente.

Ideas y recetas:
- Tesoros del mar: 10 recetas con pescado
- Bacalao al plato: 10 recetas de temporada

Más lácteos

Los productos lácteos son ricos en calcio, un mineral que bien puede ser el elixir de pérdida de peso de la naturaleza.

Los científicos sospechan que una dieta con alimentos ricos en calcio (a diferencia de los suplementos) puede suprimir el calcitriol, una hormona responsable de aumentar las células grasas y aumentar el almacenamiento de grasa.

Debes ingerir al menos la cantidad diaria recomendada de 1.000 miligramos para que tu cuerpo descomponga la grasa de manera más eficiente, lo que acelera la pérdida de peso.

Ideas y recetas:
- Recetas con queso
- Desayunos saludables con yogur
 

Añade sabor a tus platos

Cambia la mantequilla, el aceite o la nata por especias y hierbas sin calorías es una forma rápida de aligerar tus platos.

Varias investigaciones han demostrado que los sabores picantes en particular pueden tener beneficios en la reducción de peso más duraderos. Por ejemplo, la capsaicina, un compuesto picante  abundante en guindillas y chiles, puede ser un potente supresor del apetito, un refuerzo para el metabolismo y un quemagrasas.

Un estudio canadiense descubrió que las personas que comían entrantes con picante consumían 189 calorías menos en su próxima comida.

Recetas:
- Arroz con repollo picante
- Sopa picante de melón y maíz
- Tostadas de pollo, alubias y guacamole
- Quinoa roja con bimi

Cereales de grano entero

Los granos integrales se digieren lentamente, por lo que mantienen el azúcar en la sangre estable y el hambre bajo control.

Ese mecanismo de estabilización del apetito explica por qué las mujeres -de un estudio de Harvard durante 12 años- que comieron más granos integrales ganaron menos peso que aquellas que consumieron más cereales refinados (como bizcochos, pan blanco y otros productos de harina blanca).

Cambia los alimentos azucarados procesados por granos integrales al 100% y busque picoteos en los que el azúcar no sea el ingrediente principal.

Ideas y recetas:
- ¿Sabes diferenciar el pan integral del de grano completo?
- Superfoods: la espelta

Dormir

Saltarse la cantidad recomendada de siete horas no solo aumenta la tentación de picotear por la noche sino que también puede ralentizar su metabolismo.

Cumple con una hora regular para acostarte y te darás otro empujón en la dirección correcta.

Ideas:
- 20 trucos para dormir plácidamente
- Trucos para conseguir un sueño reparador
- Ropa de cama para dormir bien

Publicidad - Sigue leyendo debajo