Consejos para comer bien en la oficina

Si comes en el trabajo, te vendrán bien estos consejos para preparar, conservar y degustar la comida en la oficina en tu tartera. ¿Qué preparar? ¿Cómo llevarlo? Esta guía te ayuda a organizarte.

Son muchos días al año los que tienes que preparar la comida para llevarla a la oficina. Es una manera de comer sano (como en casa) o de ganar tiempo cuando la flexibilidad horaria en el trabajo lo permite.

Tengas una sala para comer con los compañeros o tengas que hacerlo en la mesa, te damos una serie de consejos que te facilitarán la tarea de preparar día a día el menú y, sobre todo, propuestas de conservación de los alimentos, preparación y transporte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¡Buen provecho!

Foto, de Getty Images

1. Planifica los menús de la semana para saber qué comerás cada día con antelación. Cuando prepares la comida haz más cantidad para comer un par de días seguidos o haz más de la cena para comer al día siguiente.

2. Lleva los platos en recipientes herméticos que puedas calentar en el microondas, si cuentas con uno. Si no tienes frigorífico en el trabajo y la comida necesita frío, llévala en una bolsa refrigerada. Si no tienes microondas, en recipientes termo.

Colección de recipientes, de Curver

3. Si comes en tu mesa de trabajo, delante del ordenador, quizá te sea más fácil pensar en platos fríos como ensaladas, sándwiches, cremás frías…

4. Aprovecha botes de cristal para transportar cremas y sopas.

5. No aliñes las ensaladas hasta el momento de comerlas. Llévate el aliño preparado ya en un bote de cristal.

6. Ten latas en casa para salir de un apuro. Un poco de arroz cocido con un tomate picado y una latita de atún o unos corazones de alcachofas es una ensalada perfecta para el día que no te ha dado tiempo a preparar nada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

7. Para no tomarte el arroz pasado, puedes dejarlo al dente en la cocción y que termine de cocer en el microondas cuando lo calientes.

8. No mezcles alimentos que necesiten calor con los que no, por ejemplo una crema a la que quieras añadir un picadillo de huevo. Lleva el picadillo en otro recipiente, de manera que puedas calentar la comida y añadir luego el picadillo. ue los botellines de agua no deben utilizarse en el microondas.

En la imagen, termo y fiambrera, de venta en la tienda O2
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar