Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Cómo elegir un buen jamón serrano o ibérico y acertar

Es un alimento muy saludable, solo tienes que seguir estos consejos para saber si comprar una pata de ibérico o de cebo.


    ¿Tienes la suerte de recibir un jamón en la cesta de Navidad? ¿Te gusta agasajar siempre a tus invitados con un plato de buen jamón serrano? Aprende los trucos para comprar la mejor pata de jamón ibérico o de cebo y descubre las ventajas de este alimento tan saludable que tiene un lugar de honor en la dieta mediterránea.

    Una vez en casa, ajústalo al jamonero y utiliza un excelente cuchillo para conseguir el mejor corte para presentarlo perfecto para su disfrute. El jamón es un picoteo saludable y equilibrado, además de no tener muchas calorías.

    Qué beneficios tiene el jamón

    El jamón serrano e ibérico son alimentos muy saludable y muy fácil de digerir. Los beneficios nutricionales son excepcionales, porque son una fuente de proteínas animales que incluye todos los aminoácidos esenciales y grasas monoinsaturadas que necesitamos en la dieta mediterránea y son cardiosaludables. Además, el jamón ibérico está más indicado por sus vitaminas y antioxidantes.

    Cómo conservar el jamón serrano e ibérico

    El jamón en lonchas es muy práctico, pero recuerda que siempre tiene que estar refrigerado en el frigorífico, entre 7ºC y 5ºC, para evitar la contaminación. Sin embargo, según la firma Julián Martín, conviene sacar el loncheado de la nevera para que se atempere y oxigene para que resulte más sabroso al consumirlo.

    959

    La época del año influye en este proceso, porque en invierno es obvio que se mantiene mejor a temperatura ambiente, pero el jamón serrano o ibérico siempre tiene que resguardarse en un lugar fresco y seco y alejado de las fuentes de calor.

    Diferencias entre el jamón serrano y el ibérico

    Seguro que muchas veces has tenido esta duda, pero ahora la vamos a resolver. Las razas de cerdo blanco jamón del cerdo blanco Duroc, Landrace, Pietrain y Large White se crían de forma extensiva y se alimentan de pienso y son las más importantes en la producción del jamón serrano, que se cura en un clima serrano, que se caracteriza por ser seco y frío.

    El jamón ibérico, sin embargo, es una seña de identidad en España y un tesoro gastronómico por su excelente calidad. El cerdo de raza ibérica se cría en libertad en el campo y se alimenta de distintos frutos, bellotas y hierbas, además de piensos y cereales. Para que resulte un jamón de bellota 100% ibérico el cerdo ha tenido que alimentarse de forma exclusiva de bellotas y el proceso de producción del embutido es muy artesanal.

    Cómo identificar el jamón

    Este preciado producto gourmet se puede adquirir por pieza, en trozo, al corte o loncheado. El Museo del Jamón se ha especializado en ofrecer todas las variedades de esta joya gastronómica, así que nos dan los mejores consejos para elegir la mejor opción, según las necesidades culinarias y nuestro presupuesto:

    1. Significado del precinto del jamón

        Existen cuatro etiquetas con diferentes colores para indicar la raza del cerdo y la alimentación. El distintivo blanco distingue al jamón de cebo ibérico, la etiqueta verde indica que es un jamón de cebo ibérico criado en el campo, el distintivo rojo certifica que es un cerdo de raza ibérica, del 50% al 75%; y el precinto negro señala que el producto es un jamón ibérico de bellota 100%.

          2. La forma del jamón ibérico

          Comprueba la morfología y el color de la plata de cerdo, sobre todo la pezuña y el tobillo. Cuando la pezuña es negra es posible que se trate de un cerdo de raza ibérica, aunque no siempre es así, para están los distintivos, y si te fijas bien los ibéricos suelen tener el tobillo más estilizado que las patas de otros cerdos.

          959

          3. Toca el jamón antes de comprarlo

          Descubre la curación que tiene la pieza al tocar la parte de la babilla, la más estrecha de la pata, y comprobar que cede un poco. Pon cuidado a que no sea la corteza demasiado elástica, porque le faltaría curación, o que esté demasiado seca, porque confirma que el jamón está demasiado seco.

          4. Cuánta grasa tiene el jamón

          El olfato tiene mucho que decir, porque nuestro olfato identifica un olor único cuando se inicia el corte de la pata curada de cerdo. El tacto vuelve a tener su función en este paso, porque cuando toques la parte baja de la pata deberías notar que la grasa se deshace y así certificamos la gran calidad del jamón. La cantidad de grasa es un indicativo de que estamos ante un ejemplar sabroso, pero tiene que se¡¡estar infiltrada en la carne y formar las famosas vetas del jamón de bellota. La carne de la maza tiene que ser jugosa, pero no tierna.

          5. Un jamón en su punto de sal

          A primera vista, no es sencillo saber si vas a comprar un jamón demasiado salado. La única forma de descubrirlo es fijándote en la corteza, porque si está muy duro y seco es probable que esté más salado. Intenta catarlo y revisa la zona de la babilla para observar la tersura de la carne.

          Creo contenidos digitales sobre decoración, arquitectura e interiorismo para Micasa y buceo en las mansiones de las celebrities.
          Publicidad - Sigue leyendo debajo