Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Los errores de higiene que todos cometemos al cocinar

Para evitar intoxicaciones alimentarias y la propagación de gérmenes en tu cocina, sigue estas reglas básicas para cocinar de forma más limpia y saludable.

health mistakes we all make when cooking
Oscar WongGetty Images

    Todos somos conscientes de la importancia de la higiene personal, especialmente cuando estamos cocinando. Pero en la prisa por poner la cena en la mesa, es fácil cometer pequeños errores que terminan propagando gérmenes en nuestra comida.

    Hemos elaborado una lista de errores de salud comunes que habitualmente cometemos al cocinar para que puedas ser más consciente de los gérmenes que se pueden evitar.

    1. Tocar el teléfono

    El español pasa una media de 4,8 horas con su teléfono; es posible que incluso estés leyendo esto en el móvil ahora mismo. Algunas personas hasta se llevan su teléfono al baño y es asombroso saber que uno de cada seis teléfonos móviles tiene materia fecal, según un estudio de la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

    Si estás cocinando mientras chateas a través de Whatsapp, escuchas un podcast o usas tu teléfono para buscar una receta, podrías estar transfiriendo gérmenes de tu teléfono a tu comida. Y no solo eso, si estás preparando alimentos crudos, corres el riesgo de transferir gérmenes como la salmonella o el E. coli de tus manos y teléfono, que pueden llegar a tu cara cuando atiendes una llamada.

    Westend61Getty Images

    Nuestro consejo es que dejes el teléfono móvil fuera de la cocina siempre que sea posible. Si necesitas usarlo mientras cocinas, asegúrate de lavarte las manos y limpiar el teléfono antes y después de usarlo.

    Para limpiar el teléfono, frota suavemente una toallita antibacteriana sobre la carcasa o la parte posterior del teléfono. No uses líquidos de limpieza en la pantalla, ya que podría dañar el recubrimiento oleofóbico, lo que ayuda a evitar que aparezcan las huellas dactilares. Usa un paño de microfibra seco y limpia la pantalla con movimientos circulares.

    2. Acariciar a tus mascotas

    Cuando estés cocinando algo sabroso, seguro que tu perro o gato no tardarán en aparecer por la cocina para pedir sobras. Pero antes de acariciarla o dejar que coma directamente de tus manos, piensa en todos los lugares en los que ha estado (en la caja de arena, revolcándose en el jardín, atrapando ratones) y piénsatelo dos veces antes de transferir esos gérmenes a tu comida.

    Los centros para el Control y la Prevención de Enfermedades enfatizan en la importancia de lavarse las manos con agua y jabón después de acariciar a cualquier animal.

    Además de no tocarlos durante la preparación de la comida, recomendamos mantener a las mascotas fuera de la cocina siempre que sea posible. ¡Nunca se sabe cuándo se va a subir tu gato a la encimera!

    Catherine Falls CommercialGetty Images

    3. La regla de los 5 segundos

    Algunos lo llaman repugnante, otros lo llaman inteligente, los orígenes de la regla de los cinco segundos se remontan a más de 700 años. Esta regla plantea la idea de que, si se cae comida al suelo, puedes comértela si la recoges en cinco segundos o menos. Pero con todo lo que sabemos hoy en día sobre los gérmenes, ¿la regla de los cinco segundos sigue siendo válida en la cocina moderna?

    James Tetro, experto en microbiología y autor de The Germ Code, dice que los gérmenes pueden transferirse a los alimentos en menos de cinco segundos. “Si bien la levadura puede tardar en levantar la masa, no se necesita tanto tiempo para que los microbios vayan de una superficie a otra. Tan pronto como haya contacto y presión, esos microbios pueden y se transferirán. Eso significa que lo que estaba en el suelo ahora podría estar en tu comida.

    “Esto no significa necesariamente que siempre debas tirar la comida si toca el suelo. Si no se ha contaminado con sustancias potencialmente dañinas como jugos de carne cruda o líquidos secos que podrían sustentar el crecimiento microbiano, probablemente haya poco riesgo de transferencia de patógenos. Además, si cocinas ese alimento después, siempre que alcance los 70 grados centígrados, los microbios morirán”.

    En resumen, cinco segundos no es una regla estricta y rápida, así que piénsatelo dos veces antes de comerte la comida que se ha caído al suelo.

    Patrick StrattnerGetty Images

    4. Reusar la cuchara

    Cuando estás preparando una salsa, ir probando el sabor es clave, lo sabemos, y a menudo significa que comemos directamente de la misma cuchara que usamos para remover la comida. Hacer esto significa que estas transfiriendo tu saliva al plato, y con ella microorganismos como el estafilococo áureo.

    Las pautas dicen que la comida calentada a más de 75 °C o 70 °C durante un mínimo de dos minutos es suficiente para destruir microorganismos, pero cualquier otro alimento a temperatura ambiente puede generar bacterias. Si el estafilococo infecta algo que no se va a cocinar a fuego alto, como una salsa holandesa o aperitivos fríos, podría crecer y producir toxinas que pueden provocar una intoxicación alimentaria.

    ¿Nuestro consejo? Usa una cuchara nueva cada vez que quieras probar la comida. Puede que tengas más para lavar, pero evitarás que tus invitados se enfermen.

    5. Abusar de los paños de cocina

    Los paños de cocina son útiles para secar los platos y secarse las manos, ¡pero no deberías usar el mismo para ambos!

    Usar el mismo paño de cocina para limpiar superficies sucias y secarse las manos puede propagar bacterias entre los dos. Tener dos paños de cocina de diferentes colores y lavarlos regularmente te ayudará a evitar este error con la higiene en la cocina.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Trucos de hogar