Marisco, joyas gastronómicas

No faltan nunca en las mesas festivas. Estos tesoros marinos son uno de los manjares más preciados... y se preparan en muy poco tiempo.

Marisco y pescados
Getty Images

Contienen proteínas de alto valor biológico, minerales y vitaminas. Además, mariscos y pescados azules son ricos en ácidos grasos poliinsaturados.

Getty Images
UNA OFERTA MUY VARIADA: Crustáceos, moluscos vibalvos, cefalópodos... pescados azules de mar, de roca y de fango...

Marisco

Centollos. Deliciosos cangrejos de mar, una vez cocidos es básico limpiarlos bien
arrancando la solapa del vientre. Separa en dos el caparazón y elimina las láminas grises, pero conserva los corales -si es hembra-. Retira las patas y parte el cuerpo en trozos. Mezcla su carne con vino albariño o agua de cocción y sirve en la carcasa.

Vieiras. Una vez abiertas con un cuchillo, déjalas en agua, para que suelten toda la arena. Una preparación exprés es dorarlas por cada lado en una sartén, pero también se pueden hacer a la gallega con un sofrito de cebolla, ajo, jamón serrano, tomate y sal. Se mezcla pan rallado con perejil y se cubre la concha con la vieira encima. Hornea 15 minutos más o menos.

Cigalas. Habita en los fondos de arena y fango de mares y océanos. Un alimento bajo en calorías y con un gran aporte en proteínas que admite múltiples preparaciones: cocidas, plancha, horno...

Gambón rojo. Esta joya del Mediterráneo -Palamós, Denia o Garrucha- es jugosa, con textura transparente y cristalina. Para realzar su sabor hay que hacerla (poco) a la plancha.

El marisco y el pescado blanco aportan los mismos beneficios, porque sus nutrientes son prácticamente iguales.

Pescado

Pez aguja. Sabroso pescado azul con pocas espinas y alto contenido en proteínas y grasas insaturadas y Omega 3. Exquisito a la plancha o frito, también en conserva: añádelo a las ensaladas, como tapa de aperitivo...

Salmonetes. Hay dos variedades, de roca y de fango, siendo más apreciado la primera. Su contenido en yodo supera a la mayoría de los pescados. Cuando
son grandes, están riquísimos al horno o a la plancha, si hemos sacado los lomos. Los pequeños, mejor en fritura.

Pulpo. El gallego, fresco, solo es posible comprarlo desde octubre hasta marzo. Se cocina principalmente “á feira”, con cachelos y un toque de pimentón, o a la brasa.

Getty Images
Cómo cigalas vivas. Poner al fuego agua fría y 40 g de sal por litro. Echar las cigalas y, al romper a hervir, dejar 1,5 min. Después, pasarlas a otro cacharro de refresco con idéntica proporción de agua, sal y también hielos.

La receta estrella: VIEIRAS CON SALPICÓN

Un plato rápido de fiesta. Con esta receta quedarás de maravilla, sin pasarte horas en la cocina: se prepara en 10 minutos. Puedes hacer el salpicón solo con verduras, o añadir gambas y mejillones.

Getty Images

Pica pimientos rojos y verdes, cebolla y tomate en cuadraditos pequeños y aliña con la vinagreta: una parte de vinagre por tres de aceite. Salpimenta y emulsiona batiendo con varillas. Reparte esta ensalada en los platos y coloca encima la carne de las vieiras. Previamente, habrás tenido que lavarlas bien, secarlas y cocinarlas. Ponlas en la sartén con una gotita de aceite de oliva y dora por cada lado 1 minuto. Es importante acertar con la cocción, para que la carne no quede seca y gomosa. Agregar sal, pero el limón mejor solo para decorar: así mantendrás el sabor original del producto.

This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo