Alcachofas con arroz

Este plato es pura fibra.

alcachofas con arroz
Hearst

Las alcachofas están en plena temporada así que es el mejor momento de disfrutar su sabor con platos en los que sea la protagonista. Esta verdura tan apreciada tiene un sabor entre dulce y amargo, contiene sustancias, como la cinarina, que ayuda a proteger el hígado.
La alcachofa aporta minerales y vitaminas, como el sodio, hierro, calcio y vitaminas B1 y C, frenando el envejecimiento de las células y de la piel. Es rica en fibra y con bajo contenido calórico, tiene poder saciante y diurético, siendo perfecta para las dietas de adelgazamiento. Quedan riquísimas rebozadas, confitadas y al horno, con ajo, sal o limón. Prepáralas con distintos rellenos. Depurativa, es, entre otras cosas, ideal para prevenir y tratar afecciones como el colesterol alto o la hipertensión. Está rica cocida con un chorrito de aceite y limón, rebozada... Tiende a oxidarse con mucha fácilidad, adquiriendo un tono negruzxo que no es nada agradable, por loque te recomendamos que prepares un recipiente con agua fría y una rama de perejil, donde las irás introduciéndo según las vayas limpiando. De esta manera no se alterarán ni su color ni su sabor. A la hora de manipular alcachofas, utiliza guantes para que las manos no se tiñan de negro.

A la hora de comprar alcachofas elige siempre las piezas que tengan un tono verde claro brillante y descarta las que presenten manchas negras o arañazos. Deben ser redondas, compactas y pesadas. Sabrás que es una alcachofa fresca, si al doblar una de las hojas exteriores, se rompe. En el mercado encontrarás dos variedades de alcachofas: la verde, que es la más común, y la violeta. Se puede conservar en la parte más fría de la nevera, y aguantan bien, hasta cinco días, sin cortar el tallo y en una bolsa de plástico cerrada. Si la vas a congelar, antes la debes limpiar, pelar y hervir o escaldar.

En esta receta las alcachofas son el alimento principal y el arroz un acompañante ideal para resaltar el sabor de las verduras, no robar protagonismo y aportar una base saciante y nutritiva.

This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

Dificultad: Fácil. Tiempo: 40 min.

INGREDIENTES (4 personas):
- 10 alcachofas
- 300 g de arroz blanco de grano redondo
- Jugo de limón
- 3 dl de aceite de oliva virgen extra
- 3 granos de pimienta blanca molida
- Laurel
- 1 rama de tomillo
- Pimienta
- Sal

Hearst

Limpiar las alcachofas desechando las hojas duras del exterior hasta llegar a las tiernas y crujientes. Partir por la mitad, retirar la pelusilla del corazón si la tuvieran, y reservar en agua con zumo de limón.

Poner una olla al fuego con el aceite de oliva y 3 dl de agua. Cuando el aceite esté caliente, incorporar las alcachofas. Añadir los granos de pimienta blanca y unas hojas de laurel. Cocer hasta que se haya evaporado casi todo el líquido y las alcachofas estén tiernas.

Poner un cazo al fuego con agua, una pizca de sal y una rama de tomillo. Añadir el arroz y dejar cocer hasta que esté al dente. Escurrir, salpimentar al gusto y servir las alcachofas estofadas acompañadas con el arroz blanco.

alcachofas con arroz
Hearst
This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.


This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Publicidad - Sigue leyendo debajo