Cómo cocinar y aprovechar la comida en conserva

Las conservas nos permiten cocinar de forma rápida, nos sacan de muchos apuros y, con un poco de ingenio, puedes elaborar platos de auténtico chef. Y todo, ¡a bajo precio!

Latas de conserva
Getty Images

Aunque la base de nuestra dieta diaria deben ser los productos frescos, por el trepidante ritmo de vida, la falta de tiempo o por pereza, muchas veces acudimos a alimentos procesados. La alternativa más saludable son las conservas. En el mercado encontrarás una amplia variedad de ellas, de gran calidad y muy nutritivas. Llena tu despensa de comida enlatada y con un poco de imaginación y unos trucos, podrás preparar comidas en poco tiempo, sanas ¡y deliciosas!

Comida rápida, buena y saludable

Conservación. La vida útil de las conservas es de 6 años para los productos en aceite y 4 para los conservados al natural. Si están esterilizadas, no necesitan frío, basta con guardarlas en un lugar fresco, seco y alejado del calor y la luz. Si son semiconservas como las anchoas o boquerones, mejor guardarlas en frío.

Ideas: Los entrantes siempre son un acierto. Prepara banderillas con aceitunas y anchoas, espárragos con huevas o patés con latas de mejillones o sardinas.

Para elaborar un plato de verduras en conserva, solo tendrás que escurrirlas y regarlas con un sofrito de aceite y ajo. Con legumbres podrás preparar frescas ensaladas y con los pescados, platos tan ricos como chipirones en su tinta con arroz o revuelto de bonito con espinacas.

Conservas de pescados y mariscos

Getty Images

Este tipo de conservas destaca por su gran aporte de proteínas y ácidos grasos Omega 3 y Omega 6, en especial, las elaboradas con aceite de oliva. Es una forma barata y fácil de aumentar nuestra ingesta de pescado. Prueba pasta con sardinas o las judías verdes con caballa.

¿Es aconsejable beberse el líquido de los berberechos de lata? No pasa nada. El líquido que acompaña a este marisco resulta de su preparación, y su principal función es la de ayudar a su conservación. Se trata solo del agua que se ha utilizado para su cocción y que tiene los mismos conservantes y aditivos que el alimento. Por lo tanto, bebérselo no es especialmente nutritivo, pero tampoco es perjudicial. Lo que sí te debe preocupar de la lata es su contenido en sal, ya que es muy elevado.

Latas y botes de legumbres: versátiles

Getty Images

Abre el bote de legumbres, escúrrelas y prepara deliciosas ensaladas, sírvelas con un sofrito o cocina con ellas un rápido puré o crema.

Salsas en conserva

Getty Images

Las salsas tienen la capacidad de cambiar el sabor, presentación y textura de cualquier plato. Con las conservas, podrás hacer salsa de tomate dándole tu toque personal, por ejemplo, añadiendo un poco de orégano, o preparar una de pimientos.

Fruta en bote: Disfruta todo el año de tus frutas favoritas bien envasadas en almíbar o en mermeladas, para tus desayunos, postres o acompañando a carnes.

Mermeladas en conserva 100% caseras

Getty Images

Elaborarlas en casa es gratificante y fácil, pero hay que hacerlo de forma muy rigurosa para que sean seguras. Es importante la limpieza de los recipientes de cristal: hierve durante más de 15 minutos y escurre. Y para cerrarlos, mételos al baño maría en una cazuela con tapa unas 2 horas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo