Tipos de arroz: variedades, cocción, propiedades...

El arroz es uno de los ingredientes estrella de nuestra despensa. Conoce sus variedades y características y anota todas las claves para cocinarlo. Crearás platos ¡irresistibles!

rice
Riou

    El arroz es uno de los cereales más cultivados en el mundo y el primero consumido por los humanos. Este alimento sano y nutritivo tiene más de 70.000 variedades, cada cual con una apariencia distinta y un sabor inigualable. Aspira a ser uno de los cereales más versátiles con el que se pueden cocinar infinidad de platos. ¿Te gustaría saber más? Descubre todas las cualidades y tipologías propias del arroz.

    This content is imported from {embed-name}. You may be able to find the same content in another format, or you may be able to find more information, at their web site.

    Características del arroz

    El arroz es una de las comidas base más consumidas. Está en el grupo de los cereales que proporcionan nutrientes esenciales: calcio, hierro y vitaminas. Además, es fácil de digerir, barato y se puede cocinar como plato principal, guarnición o postre. De hecho, derrumbamos unos de los mitos sobre la alimentación, ya que, aunque estés haciendo dieta para adelgazar, puedes seguir consumiendo arroz.

    Por otro lado, hay que señalar que es un alimento que proporciona mucha energía al tener un alto porcentaje de hidratos de carbono, sin olvidar que también es bueno para el corazón y el sistema digestivo, ya que tiene triptófano y lisina.

    Consigue un arroz perfecto, sin que se pase ni que se queme, con esta arrocera eléctrica.

    Variedades del arroz

    Existen más de 80.000 variedades en el mundo, de ahí que forme parte de numerosos platos de la gastronomía internacional. Así, según el tipo de arroz lo aprovecharemos mejor atendiendo a aspectos como el sabor o la textura. A continación, te damos las claves para identificarlos y usarlos correctamente:

    • Arroz basmati. Originario de las laderas del Himalaya, es de grano largo y fino. Se caracteriza por su fragancia y su delicado sabor. Su simple cocción permite disfrutar de un arroz perfecto para guarniciones según el tipo de plato, ensaladas y recetas exóticas.
    • Arroz jazmín. Su nombre se inspira en su aroma característico floral, parecido al del jazmín. De grano largo, es preciso lavarlo antes de ser cocido, para quitar el exceso de almidón. El resultado, un arroz suelto muy interesante para recetas de cocina oriental o como guarnición de pescados.
    • Semi-integral. El arroz está constituido por capas. Cuando se le quita la parte superficial más fibrosa, obtenemos esta variedad. A la hora de cocerlo, necesita más cantidad de agua.
    • Arroz integral. Es un grano algo más grande que su misma variedad pulida y de color moreno que le da el salvado. Es más sabroso que el blanco y su textura más gruesa. Conviene conservarlo en el frigorífico porque se estropea fácilmente. Necesita más tiempo de cocción que el blanco y es perfecto para platos vegetarianos.
    • Vaporizado. Su tono dorado se debe a un tratamiento de vapor con agua. Rico en
      fibras y minerales, su tratamiento con vapor de agua le confiere su tono dorado. Siempre queda suelto cuando se cocina, de ahí que sea un gran comodín: en arroces
      caldosos, ensaladas, guarniciones, paellas, etc.
    • Arroz bomba. Es uno de los más utilizados. De grano corto y redondeado, tiende a alargarse en la cocción. Absorbe muy bien el líquido, llegando a duplicar su volumen. Es el perfecto para paellas.
    • Arroz arborio. Es una variedad italiana de grano corto. Al cocerse, dobla su volumen y ofrece una textura tierna. Es el arroz perfecto para el risotto.
      El arroz seco aguanta años si se guarda en un lugar seco y fresco, mientras que el integral dura solo 6 meses.

      El arroz según el tamaño

      Los arroces de grano medio, el más tradicional en nuestro país, absorbe bien los sabores y es ideal para platos como paellas y arroces a la cazuela.

      • Los de grano largo y fino quedan sueltos y firmes, perfecto para guarniciones y ensaladas.
      • El arroz redondo, que libera mucho almidón, es el más apropiado para arroces melosos y postres.
      • El arroz bomba, de grano medio, es uno de los arroces más populares, pues es el rey de las paellas. Algo redondeado, una vez cocido, su grano no se rompe, guarda el almidón dentro y queda suelto. Es tan tierno al paladar y absorbe tan bien los sabores, es ideal como base de arroces al horno y cazuelas. Imprescindible para arroces caldosos y paella.
      • El basmati, de grano fino, permanece suelto tras la cocción, por lo que es recomendable en guarniciones o para saltearlo con verduras. Procede de las laderas del Himalaya y es inconfundible por su aroma y delicado sabor. Cocido -precisa una
        alta cantidad de agua- o al vapor, enriquece ensaladas, guarniciones y es favorito para recetas exóticas con curry.
      • El arroz salvaje tiene un alto contenido en proteínas, y sus granos oscuros y
        finos tienen un gran aroma. Necesita más tiempo de cocción y mezclado con otros arroces, gana. Combina muy bien con pescados.
      • El arbóreo, de grano corto y con textura cremosa, es ideal para risottos o arroz con leche.
      • Arroz rojo. Tailandia y Francia lo producen. De sabor similar a la nuez, su cáscara contiene pigmentos antioxidantes y los expertos lo recomiendan en ensaladas.

        Cómo medir el arroz

        Getty Images

        Para no excederte ni quedarte corta a la hora de cocinar arroz, calcula unos 100 gramos por comensal para platos principales, como paellas, y arroz con tomate y 50 gramos por persona si lo que vas a hacer es un plato de arroz con caldo, sopas o como guarnición de un principal.

        Los arroces de grano redondo, de cocción rápida, son los adecuados para risotto; los de grano medio, para paellas, y los de grano largo, para ensaladas o guarnición.
        Getty Images

        ¿REMOVEMOS? Si es arroz seco, una vez se juntan grano y caldo, no hay que hacer nada para no liberar el almidón. Si es caldoso, remueve ligeramente. Para que el arroz no te quede apelmazado al cocinarlo, añade un chorro de limón al agua durante la cocción. No le cambiará el sabor al guiso, pero hará que quede suelto y, a la vez, se blanquee.

        El secreto del caldo en el arroz

        Getty Images

        En la correcta proporción entre el caldo y el grano reside la clave del éxito. Para paellas, por cada parte de arroz, echa 2 ó 2,5 de caldo. En arroces melosos, 1 parte de arroz por 3 de caldo, y en caldosos, 1 de arroz por 4 de caldo. No obstante, son muchas las recetas de arroz fáciles de hacer que no quitan mucho tiempo.

        Aprovecha las sobras

        Getty Images

        Si tienes excedente, úsalo para hacer platos deliciosos. Con restos de arroz blanco prepara riquísimas ensaladas con verduras, legumbres, arroz frito con carne o como guarnición. Y si te ha sobrado arroz con pollo o paella, haz sabrosas croquetas o rellena calabacines. De todas formas, siempre puedes tener el arroz en su punto con una arrocera.

        ¿Es recomendable lavar el arroz antes de cocinarlo?

        Este cereal contiene arsénico inorgánico de forma natural, un componente cancerígeno. La cantidad que contiene es mínima, aunque es distinta según las variedades y zonas de cultivo, de ahí que sea importante controlar siempre la cantidad y las veces que se consuma. Por eso, en los países donde es la base de la dieta es aconsejable lavarlo.

        Consejo: Cuando el agua rompe a hervir para la cocción del arroz elegido, un chorro de limón abundante ayuda a que el grano quede más suelto.
        This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
        Publicidad - Sigue leyendo debajo