Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Cómo organizar una divertida merienda con amigos en casa

¿Cuánto tiempo hace que no compartes un rato con tus amig@s? Es el momento para que os pongáis al día. Sigue leyendo, te ayudamos con consejos, ideas y trucos.

merienda
Verdina AnnaGetty Images

    No hace falta celebrar algo especial para invitar a tus amigos y familiares a merendar en casa y pasar una tarde entre risas y charlas en un ambiente cálido. Sobre todo cuando llega el otoño y empieza a hacer más fresco fuera.

    Si la tarde del sábado decides montar un pequeña reunión con amigos en casa para compartir una merienda (y espetar el toque de queda), lo primero que debes tener en cuenta es que el número de invitados sea el adecuado para la capacidad que tengas en casa. Dispón de un lugar para que se sienten, estén cómodos y puedan disfrutar de la fiesta.

    La hora ideal para merendar es de 17,30 h. a 21 h. ¡Avísales con tiempo!
    • Comida. Prepara unos seis bocados diferentes. Dos o tres bizcochos grandes y otros tantos postres individuales. Busca la variedad en los ingredientes, elige alguno de chocolate, otro con frutas y distintos tipos de masa. Acuérdate de poner también algo salado, como sándwiches, patés, embutidos o empanadas.
    • Bebidas. Prepara café, una selección de tés, leche con cacao para los niños, zumos, batidos y, para las tardes frías, un chocolate caliente. ¡Les conquistarás!. También ten a mano algún refresco por si la merienda se alarga. Los zumos, sírvelos en jarra y lleva a la mesa una caja con varios tés, un cuenco con rodajas de limón y una jarrita con leche.
    • Presentación. Saca una bonita vajilla para los mayores y deja los vasos y platos de melamina o plástico para los niños. Decora la mesa con algún elemento natural, como piñas o flores, pero sin abusar, para que no resulte agobiante y permita que los comensales puedan conversar sin obstáculos.

      Cómo montar la mesa de la merienda

      Coloca una mesa, tipo bufé, en el centro del salón, para que podáis circular cómodamente y lleguéis fácilmente a la comida. Si tienes espacio, puedes poner otra más pequeña para sentaros después a charlar. De menaje, es el momento de sacar todo lo que tenías guardado para una ocasión especial. La mantelería de hilo, las tazas y tetera herencia de tu abuela... No olvides los cubiertos, vasos y servilletas de postre. Los platos que sean de diferentes tamaños. ¡Atrévete y mezcla estilos!

      Hearst
      Combina materiales, como el cristal y la porcelana, y mezcla piezas de diferentes tamaños y colores. ¡Triunfarás seguro!

      Qué poner de comida y bebida para merendar

      El dulce no puede faltar: pastas, pastelitos, cupcakes, algún bizcocho o una tarta de chocolate o zanahoria. Prepara algo salado: canapés, mini tartaletas... Los sándwiches que sean de sabores suaves y ligeros: queso, jamón o salmón con pepino.

      La bebida estrella es el café y las infusiones. Haz una degustación de tés: verde, blanco, de menta....Pon un cuenco con rodajas de limón y una jarrita con leche. Los zumos, sírvelos en jarras o en alguna botella vintage, nunca en los envases originales. Sorpréndelas y coloca pequeños carteles indicando los sabores.

      Tazas, plato de postre y servilleta de Krasilnikoff.
      Krasilnikoff

      Para los días de frío

      Prepara café, té o leche con cacao para acompañar a tus bizcochos, pastas o galletas. Y para las tardes más frías, ofréceles un delicioso chocolate caliente.

      ¿Te apetece un latte de jengibre? Es ideal para combatir los días más fríos. En un cazo mezcla una taza de leche, media cucharadita de jengibre, otro tanto de canela y miel. Cuando esté caliente, retira del fuego y añade té chai.

      Getty Images

      En las tardes gélidas de invierno, lo que más apetece tomar, es algo caliente que entone nuestro cuerpo. Prepara bebidas, como café o té, acompañadas de tortitas y gofres recién hechos. Y si quieres triunfar, sirve un rico chocolate con churros.

      Cómo hacer: Tortitas / Gofres / Churros.

      Si tus invitados no son muy golosos, siempre puedes preparar unos sándwiches o bocadillos fríos o calientes. Prueba los de jamón y queso, gorgonzola y pera, etc.

      Getty Images

      Prepara sándwiches variados, mini bocadillos, scones de jamón o alguna quiche, ya que no a todo el mundo le gusta lo dulce. Aquí tienes una buena selección de sándwiches ricos y saludables.

      Piensa en los peques

      Getty Images

      Si van a ir niños, prepara una mesa de dulces. Anímate y haz tú las chuches. Pon agua al fuego y cuando rompa a hervir, añade 2 sobres de gelatina neutra. Tras diluirse, agrega una gelatina de sabor y 300 g de azúcar. Vuélcalo sobre un molde pintado con aceite y enfría 6 horas. Mira aquí cómo hacer gominolas caseras de fresa.

      El momento dulce de la merienda

      Getty Images

      Tus invitados agradecerán que los bizcochos (¿conoces el bizcocho de lavanda?) o tartas que sirvas estén hechos por ti. ¿Te animas con una tarta Pavlova, es posiblemente la más elegante de todas las tartas. Con respecto a los dulces industriales, los caseros tienen casi la mitad de las calorías, menos grasas y por tanto, menos colesterol, se controlan mejor los alimentos alergenos y salen más económicos.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Menaje