Antioxidantes naturales

Llenas de vitaminas y minerales, las frutas con hueso son fuente de salud y de placer. Dulces, deliciosas, refrescantes... ¡toda una cura detox para este verano!

antioxidantes
Miriam Yeleq

Unas se encuentran en el mercado todo el año, pero otras están solo unos meses. ¡Aprovéchalas!

PURA ENERGÍA

Aguacate. Fruta-verdura "antienvejecimiento", es excelente para mantener el corazón en forma, debido a su alto contenido en ácidos grasos Omega-3. Hay más de 50 variedades en el mundo. Se come crudo o en guacamole, pero cocinado también está bueno. Cuando aún no ha madurado mucho, se puede hacer a la parrilla, en rodajas y sazonado Con limón, sal y pimienta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Dálites. Ricos en fibra, suponen una gran fuente de energía por su alto valor calórico. Se emplean en repostería y añaden un punto delicioso a preparaciones saladas y dulces. También enriquecen las ensaladas. Sus usos populares incluyen el vinagre de dátil, chutney y semillas para bollería y pan. Muy hidratantes

Cerezas. Casi el 85% de esta fruta es agua, tiene solo 60 kilocalorías por cada 100 gramos, pero aporta un buen número de vitaminas y minerales.La cereza es deliciosa para comerla fresca o incluirla en platos de verano, como el gazpacho, en salsas que acompañen carnes de caza, confitada o en postres. De calidad superior es la picota, que se da solo en el Valle del Jerte extremeño. ¿Cómo diferenciarlas? Es más pequeña que la cereza pero más dulce y sin rabito.

Paraguayo/a. Es originaria de China, al contrario de lo que su nombre pudiera sugerir. Se cultiva en España y gran parte de la producción se queda aquí. Es una mutación del melocotón con pocas calorías y muchos carotenos. Se consume fresca, pero también como ingrediente para la elaboración de tartas, mermeladas y batidos ligeros.

Nectarina. Prima hermana de la paraguaya, es otra variedad del melocotón caracterizada por su piel lisa y su gran cantidad de agua. Es un buen antioxidante y muy, muy digestiva.

Albaricoque. Aporta abundante fibra y provitamina A (beta-caroteno), entre otros beneficios. Crudo, en el desayuno, ayudan al tránsito intestinal. Con ellos se puede preparar mermelada, compotas, pasteles o añadirlos deshidratados al cous cous.

Tetra Images
Publicidad - Sigue leyendo debajo

En la piel está gran parte de la fibra y muchos nutrientes, por eso todas las frutas de cáscara blanda se deben comer con ella -bien lavada-. En el caso de las manzanas, por ejemplo, una pieza cruda con piel contiene hasta 332% más vitamina K, 142% más vitamina A, 115% más vitamina C, 20% más calcio y hasta 19% más potasio que una manzana pelada.

Los bebés también. Es aconsejable pelar la fruta al hacer las papillas cuando empiezan a introducirla en su alimentación. Pero a partir de los 12 meses ya la pueden comer con su piel. Cuando se trata de variedades que puedan producir alergia, como la paraguaya, la nectarina o el melocotón, hay pediatras que recomiendan retrasar el consumo a los 18 meses.

Zoryana Ivchenko

Consérvalas en la nevera. Debes meterlas bien secas, sin humedad; también puedes congelarlas, en una bandeja y en una sola capa durante 1 h. Después, introdúcelas en bolsas herméticas sin aire. Así estarán como recién compradas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo