Claves para llevar una dieta sana tras los excesos de las vacaciones

Ha llegado septiembre y para muchos el final de las vacaciones. Es el momento de volver a recuperar los hábitos saludables que hemos perdido en verano. ¡Empezamos!

Depurar el cuerpo
Getty Images

¿Cómo puedo depurar el cuerpo?

Después de los excesos estivales y del desorden alimenticio, es normal sentirse hinchado y con poca energía. La gran aliada para librarnos de las toxinas es el agua. Intenta beber, fuera de las comidas, entre 1,5 y 2 litros al día. Empieza la mañana desintoxicando e hidratando el cuerpo con un vaso de agua tibia con limón. Tómalo medía hora antes del desayuno, activará tu sistema digestivo y mejorará la función del hígado y el intestino. Y no olvides los batidos verdes, que al combinar frutas y vegetales de hoja verde, conseguirás una bebida depurativa, adelgazante y revitalizante.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

¿Hago una dieta milagro?

Getty Images

Aunque son rápidas, huye de ellas, pueden ser peligrosas para tu salud. Una pérdida de peso requiere tiempo y constancia. Come cinco veces al día, es importante no saltarse ninguna comida, ya que el metabolismo necesita estar activo y además corres el riesgo de estar falto de nutrientes. Consume carnes magras, lácteos desnatados, pescados blancos y cereales integrales. Cocina a la plancha, al vapor o al horno y controla el pan y el aceite.

El éxito de una dieta sana es que sea variada y equilibrada. No excluyas grupos enteros de alimentos.

En tu alimentación, no puede faltar las frutas y las verduras, tienen pocas calorías y aportan vitaminas, minerales y fibra. Intenta hacer ejercicio de manera regular. Poco a poco volverás a la rutina y te sentirás bien.

¿Qué hago si tengo que salir a comer o cenar fuera?

Getty Images

Que quieras cuidar tu alimentación no significa que tengas que renunciar a tu vida social. Infórmate de los alimentos que menos calorías tienen e intenta combinarlos entre si. Elige solo un plato principal, evitando el entrante y el postre, así como las salsas y los empanados. Bebe un vaso de agua del tiempo a pequeños sorbos antes de empezar a comer, tendrás menos hambre. Ten cuidado con las bebidas alcohólicas, su combinación con la comida impide quemar las grasas. Si quieres tomar vino, que sea seco, contiene menos azúcar. Piensa con cabeza y podrás disfrutar de tu velada.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar