Cómo cocinar el mejor brócoli de tu vida

Seguro que a los 10 años lo odiabas, pero el brócoli es TAN bueno...

Brócoli asado
Alice Day / EyeEmGetty Images

El brócoli tenía la peor reputación en el patio del cole, pero cuando creces te das cuenta de que no tan malo. Es infinitamente adaptable, súper nutritivo, fácil de hacer y un alimento que creemos que siempre debes tener en tu nevera. Hay muchas formas de cocinar, y amar, esta denostada verdura.

CORTAR LAS FLORES

La mayoría de las flores son muy grandes y con bulbo, lo que puede tardar una eternidad en cocerse y ser incómodo para comer. Así que corta las flores por la mitad (o incluso cuartos). No tienen que tener un tamaño muy pequeño, pero no deberías necesitar un tenedor y un cuchillo para comerlo.

APROVECHA EL TRONCO

¡No te atrevas a tirarlo! Pela la capa exterior más dura y corta el tronco en finas rodajas. La textura es obviamente diferente a las pequeñas flores a las que estamos acostumbrado, pero en cuanto al sabor, son prácticamente iguales.

SI TE GANA LA PEREZA, ÁSALO

La manera más fácil, y mejor, de cocinar el brócoli es al horno. En una bandeja coloca las flores y los tallos cortados con aceite de oliva, sal y pimienta. Hornea a 220 °C hasta que los bordes estén crujientes y tostados, y las verduras tiernas, de 20 a 25 minutos, dependiendo del tamaño. Exprime zumo de limón y espolvorea con escamas de sal marina, y tendrás uno de los mejores y más fáciles guarniciones de todos los tiempos.

SI ERES IMPACIENTE, SALTÉALO

Calienta aceite de oliva en una sartén grande a fuego medio. Si no te importa el aliento de ajo, añade un par de dientes picados hasta que estén dorados, aproximadamente 30 segundos. Añade el brócoli y saltea, revolviendo con frecuencia, hasta que esté verde brillante, de 3 a 4 minutos. Luego vierte aproximadamente ½ taza de agua (o caldo de pollo) y cocina hasta que el brócoli esté tierno y casi todo el líquido se haya evaporado, aproximadamente 5 minutos más.

LA OPCIÓN MÁS SANA: AL VAPOR

En una sartén grande, vierta un ¼ de agua y llévalo a ebullición. Añade el brócoli, tapa la sartén y déjalo que se cocine al vapor hasta que estén tiernos, aproximadamente 4 minutos. ¿Tienes una cesta de vapor? Pon a hervir alrededor de dos dedos de agua en una olla, luego añade el brócoli (en la canasta) y tapa la olla hasta que el brócoli esté tierno, también aproximadamente 4 minutos. Aunque es muy aburrido, el brócoli al vapor es perfecto para usarlo en frittatas y cazuelas... o como topping en una PIZZA.

SI TE GUSTA CRUJIENTE, BLANQUÉALO

Prepara un gran recipiente con agua helada y colócalo en algún lugar cerca de la vitro. (El baño de hielo ayuda a detener la cocción, por lo que el brócoli no se vuelve reblandece). Pon a hervir una olla grande de agua con sal y añade el brócoli. Hierve hasta que estén crujientes, de 1 a 2 minutos, y luego echa inmediatamente el agua helada. Si lo único que quieres es que acompañe un hummus o echarlo en la ensalada, el brócoli 'blanqueado' es la mejor forma.

SI TE GUSTA TODO CHURRUSCADO, A LA PARRILLA

Sí, puedes lograr un buen tostado. Baña el brócoli con un poco de aceite de oliva y sazona con sal y pimienta. Calienta la parrilla a fuego alto y luego añade el brócoli en una capa uniforme. Asa a la parrilla, volteando con frecuencia, hasta que el brócoli esté tierno y tostado por completo, aproximadamente 10 minutos. Puede ser mejor incluso que tu hamburguesa o tu hot dog.

Publicidad - Sigue leyendo debajo