Cómo hacer mermelada casera y variedades de mermeladas

Indispensables en un desayuno "diez", las mermeladas dan también ese toque especial y refinado para aderezar y realzar todo tipo de platos, tanto dulces como salados. ¡Qué ricas!

Mermeladas y confituras
Nuria SerranoGetty Images

Las mermeladas son un básico en nuestras cocinas, por supuesto, no pueden faltar en el desayuno para las tostadas pero además se usan para elaborar platos salados, en esta páginas verás cómo usarlas en la cocina y con qué otros ingredientes combinan mejor. Además te vamos a explicar paso a paso cómo hacer la mermelada de naranja.

¿En qué se diferencian las mermeladas y las confituras?

La diferencia está en la forma de elaborar cada salsa. Las mermeladas se preparan con frutas cortadas (en proporción mínima del 30-50%) y cocidas con azúcar. Las confituras llevan mayor cantidad de azúcar, ya que se cuece en almíbar la fruta (en una cantidad del 35-45%), así como la piel y la pulpa, y su textura es más gelatinosa.

MERMELADAS CON VEGETALES

  • Tomate y albahaca. Mermelada con un toque de hierbas, perfecta para acompañar jamón y queso fresco, como el de cabra. Sobre pan y con un golpe de calor, sabe a gloria. También en aliño para las ensaladas.
  • Pimiento asado. Su potente sabor realza quesos azules, carnes y pescados blancos.
  • Cebolla caramelizada. Nada como esta mermelada para aderezar un plato de carnes rojas, aunque ¡sorpresa!, asimismo añade gracia a los risottos y al queso brie. Por cierto, ¿la has probado en tortilla?
    Nuria SerranoGetty Images

    MERMELADAS CON FRUTA

    • Gelatinosa de limón con pedacitos de corteza. Una receta de Cambridge de 1973. Le va muy bien a los sabores del mar.
    • Confitura de naranja y clementinas con ralladura de corteza y pulpa. ¡Qué rica en las tostadas del desayuno!
    • Naranja amarga. Una buena elección para glasear pescados, aves y otras carnes al horno -pato a la naranja, jamón, salmón...-. En vinagreta, el tono cítrico refresca ensaladas y marinados.
    • Confitura de cuatro frutas: fresas, cerezas, grosellas y frambuesa. Con ella se pueden preparar coulis y salsas ligeras para carnes rojas, foie gras, etc.
    • De kiwi y lima. Su acidez y frescor contrasta con los sabores salados, pero complementa a los dulces. ¡Con panna cotta y cuajada está buenísima!
    • Fresa. Muy popular en repostería para rellenar tartas y dulces. Sin embargo, también se lleva de maravilla con aperitivos salados y crujientes: pollo rebozado, croquetas de varios sabores...
    • Mango de la huerta de Murcia. Edición limitada. Esta mermelada está deliciosa con carnes grasas y fuertes, asadas o a la parrilla.
    • Melocotón tradicional. Magret de pato, entrecot y solomillo de vacuno, corzo a la plancha, brasa o al horno: añade un hilo de mermelada reducida entre sus guarniciones... ¡y verás qué cambio!

      Cómo hacer mermelada casera

      Nuria SerranoGetty Images
      1. Para hacer mermelada de la fruta que más te guste, usa fruta ni muy madura ni muy verde y azúcar: 1 kilo de fruta=700 a 1000 g de azúcar. Deja macerar todo junto unas horas. Puedes añadir el zumo de un limón, rico en pectina, para garantizar la consistencia. Cuece a fuego fuerte 15 minutos, removiendo. Sabrás que está, cuando extiendas un poco en un plato y la mermelada cuaje.
      2. Guárdala en recipientes de cristal esterilizados y cerrados herméticamente con sus tapas. Para hacer el vacío y pasteurizar el contenido, introduce los frascos de pie en una gran cazuela con agua fría cubriéndolos 3-4 cm por encima. Después del primer hervor, espera 20-30 minutos, para los botes pequeños y medianos, y algo más para los más grandes.
      3. No necesitan frío, pero sí agradecen un sitio fresco y seco, bien protegido de la luz. Prepáralas con unas semanas de antelación a su consumo. De esta forma potenciarás mucho más los sabores.

        INFO. El azúcar endulza y es un magnífico conservante. Y la pectina de las frutas, un gelificante esencial.

        Mermelada de naranja amarga

        Hearst

        INGREDIENTES (4 pers.):
        - 1,5 kg de naranjas
        - 2 litros de agua
        - 1,5 kg de azúcar

        1. Lavar las naranjas con agua fría y frotando con un cepillo. Poner una olla grande al fuego con las naranjas y terminar de llenar la olla con agua. Tapar y dejar cocer al menos 1 h hasta que la naranja empiece a desinflarse y la piel se quede suave.
        2. Una vez que se haya enfriado, sacar la fruta y cortar por la mitad, y cada mitad, en cuartos. Retirar la pulpa y envolver las semillas en una gasa cerrada. Poner en recipiente con 1,4 l de agua de cocción, la piel en tiras y las semillas. Tapar con film y reposar.
        3. Transcurrida una noche, poner una olla al fuego con las pieles de naranja y el líquido. Añadir el azúcar y remover hasta que se disuelva. Mantener a fuego suave entre 50 y 60 min. Envasar en recipientes previamente esterilizados.


          This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
          Publicidad - Sigue leyendo debajo