Hemos actualizado nuestro Aviso de Privacidad. Puedes consultar el nuevo texto aquí.

Una ensalada con gran poder antioxidante

Tenemos una receta con gran poder antioxidante: ensalada veraniega de rúcula, fresas, pistachos y queso azul. ¡A la cocina!

Los pistachos americanos y las fresas poseen un gran poder antioxidante que ayuda a regular el estrés oxidativo. Esta ensalada veraniega de rúcula, fresas, pistachos y queso azul cumple algunos requisitos antiox y además es la mar de apetecible en verano, que siempre demanda platos y recetas más ligeras y frescas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo

Nuestras defensas disminuyen con el calor y solemos perder un poco de apetito, ya que nos sentimos más cansados, somnolientos o con menos fuerza. Es por ello que los expertos remarcan la importancia de seguir una buena alimentación e hidratarnos constantemente, dos pilares fundamentales para ayudar a los músculos a combatir el agotamiento y el deterioro de las células causado por la lucha del organismo contra las altas temperaturas.

Los pistachos y las fresas tienen una gran cantidad de nutrientes beneficiosos para la salud en general, que pueden dar un impulso nutricional al organismo.

ENSALADA DE RÚCULA CON FRESAS ENCURTIDAS, PISTACHOS CARAMELIZADOS Y QUESO AZUL DESMENUZADO

Por Michelle Bernstein

Publicidad - Sigue leyendo debajo

INGREDIENTES (para 4 personas):

- 2 cucharas de azúcar
- 2 cucharadas de agua
- 125 gramos de pistachos, sin pelar
- 1 cucharadita de sal
- 1 cucharada de azúcar moreno
- 60 ml de vinagre balsámico
- 1 hoja de laurel
- 300 gramos de fresas, troceadas
- 80 gramos de rúcula
- 60 gramos de queso azul, desmenuzado
- 100 ml de aceite de oliva

Para servir: Una cucharadita de vinagre balsámico, sal y pimienta

ELABORACIÓN

1. Precalentar el horno a 180º. Calentar el azúcar y el agua. Echar los pistachos en la mezcla.
2. Extenderlos en una placa de horno y hornear de 5 a 10 minutos. Retirar, sazonar y dejar enfriar. Cuando estén fríos, trocearlos.
3. En una sartén, poner al fuego el azúcar moreno y los 60 ml de vinagre balsámico con la hoja de laurel. Colocar las fresas troceadas en un bol, que colocaremos sobre otro lleno de hielo. Verter la mezcla del vinagre sobre las fresas y dejarlas hasta que enfríe. Retirar.

EMPLATADO
Combinar la rúcula, el queso y las fresas con el aceite de oliva, la cucharada de vinagre balsámico y sal y pimienta al gusto. Remover. A emplatar, esparcir los pistachos por encima.

Publicidad - Sigue leyendo debajo