12 Lugares que nos olvidamos de limpiar en nuestras rutinas de limpieza habituales

¿Te creías que habías terminado con el orden de los armarios?


    En nuestra casa hay rincones que aunque no son difíciles de limpiar sí es habitual que los olvidemos cada vez que nos ponemos a limpiar. Te ayudamos a descubrirlos.

    Para muchos de nosotros, la limpieza de la casa es una de esas tareas que parece que nunca acaban. Y para eso ya hemos visto en otras páginas cómo organizar las tareas de limpieza para que no se te haga un mundo el enfrentarte a las tareas domésticas. Pero incluso si presumes de tener tu casa siempre como los chorros del oro, y eres de esas raras criaturas que disfrutan limpiando, aspirando o barriendo, es posible que te falten algunas áreas por las que pasar y limpiar.

    Hemos reunido en esta lista los lugares y rincones que con más facilidad olvidamos cuando estamos limpiando, y así puedas mantenerlos en perfecto estado también sin que se conviertan en rincones donde se acumula el polvo y la suciedad (y por extensión, gérmenes que pueden terminar afectando nuestra salud).

    Consejo: uno de esos lugares que habitualmente no limpiamos y que no debemos olvidar, por ejemplo, es la parte superior de los marcos de cuadros y fotos donde se suele acumular bastante polvo. Para limpiarlos, usa un cepillo de cerdas suaves para eliminar cualquier depósito de polvo grueso y luego limpia con un paño o bayeta húmeda.

    Si no sabe por dónde empezar la limpieza de tu casa, organízate: enfréntate a una habitación a la vez, o aborda una tarea cada vez (por ejemplo, aspira toda la casa o dedícate a limpiar los cristales) para dejar tu casa libre de suciedad, moho, polvo y cualquier otro aspecto que haga que se tu casa se vea y se sienta sucia. Cuando todo esté hecho, tu cocina, baño, dormitorio y todos los demás rincones de tu hogar se verán como nuevos. Coge los guantes de goma, empieza a limpiar y verás de lo que estamos hablando.

    Desliza el dedo ahora hacia abajo y comprueba si algunos de los rincones que enumeramos los sueles tener en cuenta o si, como la mayoría de nosotros, olvidas limpiarlos en tus rutinas de limpieza habituales.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    1
    Parte superior de la nevera
    Yanina Mazzei

    Cuando se trata de la limpieza semanal, los que queda fuera de la vista se nos olvida. La parte superior de la nevera y la parte superior de los armarios de la cocina que nos están a la altura de los ojos, a menudo acumulan mucha cantidad de polvo. Equípate con un recogedor y un cepillo para barrer lo peor, luego limpia con una bayeta de microfibra. Limpia las puertas de los armarios que estén pegajosas con un paño empapado en una solución de limpiador de superficies para todo uso y escúrralo.

    2
    Bajo de los muebles de la cocina
    Míriam García

    Los residuos grasientos del cocinado pueden acumularse ahí, así como en la parte inferior de la campana extractora. Limpia lo peor de la grasa con un paño de cocina. Use una esponja humedecida a partes iguales con limpiador de superficies multiusos y agua.

    Recuerda apagar o desenchufar la campana extractora o cualquier lámpara que tengas instalada antes de comenzar a limpiar.

    3
    Áreas ocultas de la alfombra
    Lorena Canals

    Es posible que la alfombra que queda bajo de los muebles más pesados o difíciles de mover no se aspire con frecuencia, y esto, junto con el hecho de que son rincones oscuros, lo convierte en un lugar atractivo para que se reproduzcan las polillas. Sus larvas tienen bastante apetito por las fibras naturales de las alfombras.

    Una vez que hayas movido los muebles, aspira bien el área expuesta de la alfombra, pulveriza con agua caliente y amoniaco y frota con un cepillo. Si te han quedado marcas de los muebles, coloca un cubito de hielo sobre la parte aplastada. Conforme se va derritiendo, las fibras se irán hidratando. Luego rocía con unas gotas de aceite esencial de lavanda, un repelente natural de las polillas, mezclado con agua en una botella con atomizador. Deja que la alfombra se seque por completo antes de volver a colocar los muebles a su posición original. Tampoco te olvides de la moqueta en la parte inferior de los armarios empotrados.

    Para una limpieza profunda, echa un vistazo a este artículo sobre cómo limpiar las alfombras (y los mejores limpiadores).

    4
    La aspiradora
    Getty

    Limpiar la aspiradora con regularidad puede marcar la diferencia entre una limpieza eficiente y un esparcir la suciedad.

    Para limpiar el filtro, sal al exterior y golpéalo suavemente contra una superficie dura para que el polvo se desprenda y caiga. Si el filtro es lavable, pásalo por agua tibia y déjalo secar al aire durante al menos 24 horas antes de volver a colocarlo en la aspiradora. Si por el contrario, no es lavable, el manual de instrucciones te lo indica, sencillamente golpéalo para eliminar los residuos de polvo.

    5
    Las cortinas
    Hearst

    Limpiar las cortinas es importante, ya que el polvo que se pega a ellas se esparce por toda la habitación cada vez que las abras o cierres.

    Usa el accesorio de cepillo para tapicería de tu aspiradora para limpiar las cortinas, luego descuélgalas y prepáralas para lavarlas (quita los ganchos). A menos que tus cortinas se puedan lavar a máquina, remójelas durante la noche en agua fría y luego lávalas a mano en agua tibia, usando un detergente para telas delicadas. Como puede ser difícil escurrir el agua de las cortinas grandes a mano, usa el ciclo de centrifugado más lento de tu lavadora. Estíralas bien mientras estén húmedas. Y si son de tela delicada, sécalas lo más estiradas posible.

    Las cortinas deben plancharse cuando aún estén ligeramente húmedas. Para telas muy pesadas o telas con un pelo delicado, como el terciopelo, usa un vaporizador manual para arreglarlas en vez de lavarlas.

    6
    Gadgets
    Hearst

    Se puede acumular una gran cantidad de gérmenes en tu portátil, móvil o teclado, por lo que es una buena idea incluir estos dispositivos en tu limpieza habitual. Para obtener instrucciones específicas, siga nuestra guía sobre cómo limpiar y desinfectar tus gadgets a fondo.

    7
    Limpiar los techos
    Textura

    En los techos se acumula más suciedad de la que pensamos. Cuando los vayas a limpiar, para no levantar mucho polvo, utiliza una escoba con un paño limpio y seco atado a la cabeza del cepillo.

    Para los techos de la cocina, hierve el zumo de 4 limones. El vapor reblandecerá la suciedad y solo tendrás que pasar un paño húmedo.

    Si tienes un ventilador de techo, rocía con agua y vinagre. Si no quieres que gotee, envuelve cada aspa con una funda de almohada.

    8
    Cajones limpios y en orden
    IKEA

    En el fondo de los cajones del baño se acumula polvo, restos de maquillaje, pelos, etc.

    Vacía el cajón, pasa el aspirador y un paño humedecido. Si hay manchas de labiales, frota la mancha con un paño y alcohol y luego con detergente líquido.

    ¿Se te ha derramado el esmalte de uñas? Usa tu acetona o quitaesmaltes habitual y adiós a la mancha. Y si se te ha caído el rímel o maquillaje, como los dos tienen una base grasa, aplica un diluyente de aceite o jabón de los platos.

    9
    Radiadores
    La Redoute

    En sus recovecos se esconde mucho polvo. Coloca papel de periódico debajo para no manchar el suelo. Quita el polvo con plumero y, para llegar a los sitios más difíciles, ayúdate de un secador. Pasa un palo delgado con un trapo húmedo sin jabón entre cada tubo y termina por la parte exterior; seca con un paño.

    10
    El cubo de la fregona
    Vigar

    Una vez al mes es conveniente realizar una limpieza a fondo del cubo y fregona.

    Llena el recipiente con agua, jabón y unas gotas de lejía. Mete la fregona, deja que se impregne bien el mocho y deja al menos 15 min (30 min si hay malos olores). Aclara bien y deja secar al aire libre.

    11
    Los interruptores
    Tenvinilo

    Si el interruptor ha ennegrecido o amarilleado, pasa un algodón impregnado con alcohol.

    Si hay mucha suciedad, quita el embellecedor y limpia los recovecos con un bastoncillo.

    12
    Las puertas
    Leroy Merlin

    Si es de madera, limpia primero el polvo con un trapo de microfibra; prepara una mezcla a partes iguales de aceite y vinagre y aplica con un paño haciendo círculos.

    Y si tiene cristales, límpialos con amoniaco; pasa un paño húmedo por el marco y el pomo. Ésta es de Leroy Merlin.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Trucos de hogar