Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Cómo limpiar la vitrocerámica para que quede brillante

Esas manchas difíciles y marcas de quemaduras pasará a ser historia con estos útiles consejos.

how to clean a glass cooktop
Getty Images

        Las vitrocerámicas suelen ser la elegidas por aquellos que prefieren las cocinas eléctricas o los aparatos de inducción y, aunque no hay nada que las supere por su aspecto impecable y su estilo elegante, pueden ser una verdadera monstruosidad en tu cocina cuando están cubiertas de grasa, manchas, restos quemados y derrames de alimentos.

        ¿Cómo lo sabemos? Con todas las cocinas de prueba de nuestro Instituto Good Housekeeping y el flujo constante de cocinas que entran y salen de nuestro Laboratorio de Electrodomésticos, hemos visto, cocinado y limpiado multitud de cocinas de cristal. Y hemos probado muchos limpiadores de vitrocerámicas en nuestro Laboratorio de Limpieza del Instituto Good Housekeeping. Sigue leyendo para ver cómo hacer brillar tu vitrocerámica en unos pocos y sencillos pasos, tanto si tiene restos de comida pequeños como pesados o quemados.

        Cómo se debe limpiar la vitrocerámica

        El truco para mantener esta superficie limpia y ahorrarse más tiempo, estrés y grasa es adelantarse a la suciedad y no darle la oportunidad de quemarse. Incluso las salpicaduras ligeras que apenas se ven se acumulan con el tiempo y se vuelven más difíciles de eliminar. Por eso es esencial pasar un trapo después de cada uso, incluso si crees que parece limpio. Esto es lo que hay que hacer para evitar que se enturbie y mantener la vitrocerámica reluciente:

        1. Limpia rápidamente los derrames y las salpicaduras a medida que se produzcan con una esponja o un paño húmedo. Aunque la superficie parezca limpia, cuando se acumulan capas invisibles de grasa y se queman, acabas teniendo un trabajo aún mayor para limparlo todo.
        2. Utiliza un spray antigrasa o un paño específicamente fabricado para el vidrio en una placa de cocción fría. No dejarán rayas como los limpiadores normales para todo tipo de cristales con amoníaco y son muy cómodas de usar. Si no tienes un limpiador de vitrocerámicas a mano, utiliza un chorro de vinagre blanco. Corta la grasa y limpia sin dejar rayas.
        3. Aclara y seca el cristal con un paño suave o una toalla de papel.

          Cómo quitar la suciedad incrustada de la vitrocerámica

          Si ha sido una semana muy ajetreada y los derrames de la vitro se te han adelantado, cambia a una crema o pasta para vitrocerámica. Los suaves abrasivos de estas fórmulas ayudarán a aflojar los residuos más resistentes que necesiten un pequeño empujón pero que no estén totalmente pegados al cristal:

          1. Aplica la crema o pasta de cocina a una superficie fría con un estropajo no abrasivo trabajando en un movimiento circular.
          2. Aclara bien la superficie y sécale. Es muy importante eliminar por completo cualquier residuo de producto de limpieza, de lo contrario, también puede cocinarse y quemarse y, lo que es peor, interferir con el rendimiento de tu placa de cocción, especialmente la de inducción.
          3. Espolvorea un poco de bicarbonato de sodio o un limpiador no abrasivo y frota con un paño húmedo para eliminar los restos pegados, luego aclara y seca.

            Cómo eliminar las manchas de quemado de la vitrocerámica

            Si tu vitrocerámica ha vivido días mejores y ya está cubierta de suciedad quemada y necesita un poco de atención para eliminar la decoloración, es el momento de poner en marcha medidas más contundentes:

            1. Coloca una toalla caliente y húmeda sobre el cristal para ayudar a ablandar los residuos.
            2. Utiliza una cuchilla de afeitar -o el rascador que viene en el kit de limpieza de la vitro- manteniéndola en un ángulo de 45º, y rasca cuidadosamente los trozos quemados. No te preocupes, el cristal de estas placas es duradero y puede soportar este tratamiento. Dependiendo de cómo estén de quemados los restos de comida, puede que tengas que repetir el paso de la toalla caliente/hoja de afeitar varias veces.
            3. Limpia toda la encimera con el limpiador; luego enjuaga bien y seca con un pulidor.

              Para acabar, como hemos hablado de vitrocerámicas, sería bueno que revisaras nuestro artículo sobre cómo puedes ahorrar energía mientras cocinas. Y, si quieres tener todo ordenado, nuestras 55 ideas para ordenar la cocina y aprovechar el espacio. Seguro que te son muy útiles.

              Publicidad - Sigue leyendo debajo