Micasa participa en varios programas de afiliación de marketing, lo que significa que Micasa recibe comisiones de las compras hechas a través de los links a sitios de los vendedores.

Cómo limpiar un horno paso a paso y según los expertos

Aquí tienes la mejor manera de limpiar cada parte de tu horno, por dentro y por fuera.

how to clean oven
Getty Images

    Si ha pasado tiempo desde la última vez que pusiste en marcha el ciclo de autolimpieza de tu horno, echa un vistazo al interior. Es probable que veas salsa quemada o gotas de grasa colgando en el fondo de recetas que hiciste hace tiempo. La suciedad del horno no supone sólo un riesgo de incendio, sino que también influye en la forma de cocinar y en el sabor de los alimentos. Para evitar la acumulación, Carolyn Forté, directora ejecutiva del Laboratorio de Limpieza del Instituto Good Housekeeping, recomienda limpiar a fondo el horno dos o tres veces al año. Pero si realmente quieres estar al tanto, límpialo una vez al mes o cuando notes que empieza a estar sucio.

    Para una limpieza a fondo completa, sigue estos pasos para que tu horno parezca -y cocine- como nuevo. Así podrás elaborar las 46 mejores recetas con berenjenas, fáciles y ricas o 50 recetas con calabacín fáciles, sabrosas y baratas.


    Lo que necesitarás:

      Instrucciones paso a paso para limpiar el horno

      1. Retira las rejillas

      Retira las rejillas del interior del horno antes de limpiar el interior, especialmente si tienes un horno autolimpiante. El ciclo de autolimpieza funciona estableciendo una temperatura increíblemente alta en el interior del horno (¡algunos hornos llegan a los 480 grados!) para quemar los restos de comida y grasa. Aunque las rejillas de tu horno están hechas para soportar altas temperaturas de cocción, estas elevadas temperaturas son demasiado para las rejillas y pueden causarles daños irreparables.

      2. Retira los trozos de comida sueltos del interior de su horno

      Una vez que hayas retirado las rejillas de metal, utiliza un trapo húmedo o una esponja para eliminar los restos de comida y grasa que haya en el horno.

      3. Ejecuta el ciclo de autolimpieza o aplica el limpiador de hornos si tu horno no tiene un ciclo de autolimpieza

      Si utilizas el ciclo de autolimpieza del horno, tenemos una gran noticia para ti: no tienes que hacer nada durante este paso. Sólo asegúrate de abrir varias ventanas cercanas en tu casa y pon en marcha el extractor de la cocina, si tienes uno, durante todo el ciclo para minimizar los olores y la acumulación de humo. Si no recuerdas la última vez que hiciste un ciclo de autolimpieza, es probable que los olores liberados sean bastante desagradables, pero no deberías salir de su casa hasta que el ciclo de autolimpieza haya terminado por completo.

      Para los hornos sin ciclo de autolimpieza, sigue las instrucciones de la etiqueta del limpiador de hornos de su elección. Muchos de ellos deben reposar durante algún tiempo para ablandar los residuos y la grasa adheridos. Nunca debes rociar un limpiador para hornos mientras el ciclo de autolimpieza esté en marcha.

      Consejo profesional: Ejecutar el ciclo de autolimpieza una vez cada cuatro meses minimizará lo desagradable de usar la función. El olor y el humo que muchos encuentran incómodo en los hornos con autolimpieza se producen por la quema de trozos de comida y grasa, pero con una limpieza más regular, se acumulan menos restos, lo que hace que la experiencia de autolimpieza sea más fácil y sin olores.

      4. Lava las rejillas en el fregadero

      Mientras el horno se autolimpia o el limpiador de hornos hace su magia, lava las rejillas en el fregadero con agua tibia y jabón. Para la suciedad más persistente, restriega las rejillas con una esponja o un estropajo. A continuación, acláralas y déjalas secar al aire hasta que estés listo para volver a meterlas en el horno. Si las rejillas están especialmente sucias, remójalas durante la noche en un limpiador como este.

      5. Limpia los residuos o el limpiador de hornos en el interior del horno

      Una vez finalizado el ciclo de autolimpieza y cuando el horno se haya enfriado por completo, utiliza una esponja o un paño húmedo para eliminar los restos de comida que quedan en el fondo del horno. Si vas a utilizas un limpiador de hornos, ahora es el momento de limpiarlo con una esponja húmeda y aclarar el interior con agua.

      6. Vuelve a colocar las rejillas y limpie la ventana de cristal

      Por último, vuelve a colocar las rejillas en el interior del horno y limpia la ventana de cristal, por dentro y por fuera, utilizando un limpiador multiusos desengrasante o un limpiador de cristales y un paño de microfibra para conseguir un acabado sin rayas. Elimina las salpicaduras de grasa adheridas con una esponja de fregar que no raye. "Nunca debes desmontar la puerta del horno para limpiar entre las capas de cristal", dice Forté. "Esto sólo debe hacerlo un técnico autorizado para ayudar a evitar dañar el vidrio o la puerta y posiblemente anular la garantía de su horno".


      ¿Puedo limpiar mi horno con bicarbonato de sodio?

      Muchos recomiendan utilizar una pasta de bicarbonato de sodio para limpiar el interior del horno, pero nosotros no lo hacemos. Es un poco engorroso y requiere más fregado y enjuague, además, ¿quién quiere pasar dos días limpiando su horno? El bicarbonato de sodio es ligeramente abrasivo y es un buen limpiador de manchas para el horno, pero no es algo que recomendemos para limpiar todo el horno. Lo mismo ocurre con otros limpiadores como el bicarbonato de sodio con vinagre o limón en una tina de agua apta para el horno.

      Aunque estos limpiadores pueden ser eficaces y entendemos que se dude en utilizar limpiadores para hornos por miedo a los humos y a los olores fuertes, es mucho más fácil utilizar la función de autolimpieza de un horno o un limpiador formulado específicamente para limpiar los alimentos quemados que quedan en los hornos. Y los limpiadores de hornos que se comercializan hoy en día son muy diferentes de los productos del pasado. Muchos de ellos están formulados para reducir los humos o para no producirlos.

      Cómo mantener un horno ordenado

      El hecho de que ahora sepas cómo limpiar eficazmente tu horno no significa que no debas tratar de prevenir un desastre. Como regla general, cubre las cacerolas con tapas o papel de aluminio para evitar las salpicaduras y coloca bandejas para hornear en las rejillas inferiores cuando hornees pasteles y guisos para recoger cualquier cosa que pueda rebosar. En cuanto sospeches que se ha producido una salpicadura, espolvorea con cuidado sal de mesa mientras está caliente para absorberla y límpiala con una esponja o un paño húmedo una vez que el horno se haya enfriado.

      Una vez tengas el horno limpio como una patena, podrás echar un ojo a nuestros 20 Consejos para reformar y modernizar la cocina de tu casa y estas buenas ideas para poner orden en la cocina.

      Publicidad - Sigue leyendo debajo
      Más de Orden en casa