Cómo mantener a tu gato lejos del árbol de Navidad en estas fiestas

A los gatos les encanta, lo sabemos, pero este año por fin vas a evitar que tu gato te destroce el árbol de Navidad con estos trucos.


    Si los perros son el mejor amigo del hombre, los gatos son el peor enemigo del árbol de Navidad. Incluso el más dócil de los felinos puede convertirse en una amenaza para las bolas y guirnaldas de Navidad, y es capaz de destrozar toda tu decoración de las fiestas navideñas, un dilema que puede desbaratar muchos esquemas de decoración navideña. “Los gatos son escaladores y exploradores naturales, por lo que es difícil culparlos por querer explorar un nuevo árbol colocado dentro de la casa”, explica el Dr. Brian Evans, director médico de Dutch, un servicio veterinario online. "Luego, cuando añadimos lo que parece ser el equivalente de juguetes brillantes para gatos... Casi me preocuparía más si un gato no quisiera explorar ese nuevo país de las maravillas".

    Así que, ¿cómo evitar que tu árbol de Navidad cuidadosamente decorado se convierta en un juguete para los gatos (y un juguete demasiado caro, la verdad)? No existe una solución única para todos (al fin y al cabo, cada mascota es diferente), pero existen algunos métodos preventivos que puedes probar para mantener a tu gato lejos del árbol de Navidad, porque Simba o Tiger definitivamente se merecen estar en la lista de "buenos gatitos" este año.

    Dale tiempo para aclimatarse

    Hacer una cama para tu gato debajo del árbol puede ayudar a saciar su curiosidad.
    RenataAphotographyGetty Images

    Los gatos pueden ser muy sensibles a cualquier cambio en el entorno de la casa, por lo que es importante ante todo darles tiempo y espacio para que se sientan cómodos con el nuevo árbol. En vez de desalentar su curiosidad natural, deja el árbol desnudo durante unos días, de esa manera no volarán tus adornos más preciados, y deja que los gatos tengan rienda suelta. “Olfatearán, treparán o arañarán, y eso está bien”, dice Sandra Giltner, consultora veterinaria de la marca de muebles para gatos LucyBalu. “Cuanto más tiempo tengan para explorarlo, mejor. Porque entonces se acostumbrarán más”.

    Nicole Fuller, diseñadora de interiores de ELLE DECOR A-List, propietaria de dos Maine Coons llamados Montgomery y Punk, lleva esta idea un paso más allá y permite que sus gatos descansen cerca del árbol incluso después de que esté completamente vestido. "Había comprado un par de botas Dior un año y puse la caja [vacía] bajo el árbol para ellas... ahora hacemos estas cajas tapizadas, casi como una cama, y ​​las ponemos debajo del árbol", dice. “Y les encanta, porque les da un lugar”, y una distracción de todos esos adornos tan tentadores para los gatos.

    Dónde colocar el árbol es importante

    Colocar el árbol sobre una mesa o en un área prohibida puede disuadir a los gatos de saltar sobre él.
    Thais AlmeidaGetty Images

    A veces, la relación entre el árbol de Navidad y tu gato está condenada desde el principio. ¿Cuál es el factor decisivo? La ubicación. Algunos lugares de la casa harán que el árbol sea más atractivo que en otros. Los expertos del servicio de cuidado de mascotas online Wag! recomiendan mantener el árbol lejos de cualquier mueble desde donde el gato pueda saltar, o colocarlo en una habitación a la que el gato no tenga acceso. Después de todo, es más difícil que un árbol de Navidad se convierta en un árbol para trepar cuando los gatos ya se han acostumbrados a las áreas restringidas de la casa.

    Rodney Lawrence, diseñador de ELLE DECOR A-List, ha utilizado esta estrategia para sus tres gatos: dos Havana Browns y un siamés. "Nuestros dos árboles de Navidad son árboles de mesa, por lo que son más pequeños de tamaño... cerca de un metro y medio de alto", dice. “Los gatos están entrenados para que no se suban a determinadas superficies, así que esa es una de las formas que tenemos para mantenerlos alejados”. Los aficionados a la decoración más atrevida podrían incluso intentar colgar el árbol de Navidad del techo boca abajo, lo que sin duda ayudará a mantenerlo fuera del alcance de la mascota de la familia.

    Sobre los adornos del árbol de Navidad

    Prueba a mover los adornos colgantes más arriba en el árbol para evitar la tentación.
    Danielle DondersGetty Images

    No importa cuánto cuidado tengas, es muy probable que tu gato rompa uno o dos adornos. Para minimizar la tentación (y daños colaterales), es una buena idea colocar los adornos más frágiles (de vidrio) en la parte superior del árbol para que queden fuera del alcance de sus patitas. Pero eso no significa que la mitad inferior del árbol deba quedar sin decorar: "Haré ramitas, bayas falsas o bayas blancas en la parte inferior", dice Fuller. “De esa manera no se notará que no hay bolas y adornos colgantes”. Los adornos de fieltro que no se rompen también son excelentes opciones para árboles bajos.

    También merece la pena tomar nota sobre qué adornos pueden ser peligrosos para la salud de tu gato. Es mejor evitar los elementos que se pueden ingerir fácilmente, como el oropel o la guirnalda, al igual que las plantas como el acebo, el muérdago y las flores de la Flor de Pascua, que pueden ser tóxicas para los felinos. Y pon especial precaución con las luces navideñas, que deberás colgar más arriba en el árbol para evitar lesiones o electrocuciones, y también es mejor mantener los cables sueltos fuera del alcance.

    Mantén a tus mascotas ocupadas

    Invierte en algunos juguetes nuevos para tus gatos para que no estén tan interesados en trepar por el árbol de Navidad.
    oxygenGetty Images

    Si acabas de montar el árbol de Navidad, entonces debes evitar tener a tu gato aburrido. Dado que los gatos perciben los árboles de Navidad como juguetes enormes, tener una buena cantidad de alternativas a mano puede ayudarte a distraerlos y evitar que se metan en problemas. “Enriquece su entorno con otros puntos que satisfagan sus instintos naturales”, aconseja Giltner. “Si los gatos no encuentran estimulación mental y física en sus actividades diarias, es probable que la busquen ellos mismos”. En otras palabras, si aún no has invertido en un árbol para gatos o un rascador, ahora puede ser el momento.

    Elementos disuasorios

    Cuando todo lo demás falla, los disuasivos naturales mantendrán a los gatos curiosos fuera de problemas.
    Westend61Getty Images

    Los gatos pueden ser animales muy cabezotas, por lo que a veces algunos repelentes naturales son la mejor solución. "Envuelve la base del árbol con papel de aluminio, coloca ramitas frescas de romero a lo largo de la base y en las ramas inferiores, y decora el árbol con rodajas de naranja recién deshidratadas", proppone Zoe Garred, directora de producto del fabricante de muebles para gatos Tuft + Pata. Dado que los gatos no pueden soportar el olor de ciertas hierbas y cítricos, y el papel de aluminio puede desconcertar incluso a los felinos más persistentes, esto debería ayudar a mantenerlos a raya.

    Y si te gustan los árboles de Navidad naturales, debes tomar algunas medidas preventivas extra. Los gatos habitualmente beben de los platos de las macetas de las plantas, algo que además puede no ser bueno para su salud. Nos cuenta Fuller que “le pedí a mi tapicero que pusiera cremalleras en la falda del árbol para que se ajustara bien alrededor del tronco del árbol, y así no pueden acceder a la maceta".

    Finalmente, y quizás lo más importante de todo, asegúrate de regalarles a tus gatos algo para Navidad también (sobre todo si el árbol ha salido ileso).

    Publicidad - Sigue leyendo debajo