¿Por qué ronronean los gatos? ¿Qué significa este sonido?

Si quieres saber lo que dice tu peludo, te ayudamos a entender su lenguaje y también sus posturas.

gato tumbado cómo interpretar el ronroneo
Hearst

    ¿Sabes interpretar el significado del ronroneo de tu gato? Parece un sonido placentero, porque es la forma en que se comunica cuando les hacemos caricias o reciben mimos en tu regazo, pero no siempre es así. Lo mismo sucede con los perros, que sus ladridos tienen diferentes significados.

    El ronroneo felino es una forma de comunicación, así que emite todo tipo de mensajes, incluso momentos de angustia o miedo o cuando tu peludo está dolorido. Si tu gatito ronronea durante situaciones incómodas, como las revisiones veterinarias, te puede estar dando pistas de que no siempre es un sonido que demuestra bienestar.

    De hecho, las gatas suelen utilizar este ronroneo cuando están de parto, así que parece que es un mecanismo de autoprotección para inducir a la relajación. La clave para descubrir si los gatos no ronronean por satisfacción es observar la postura de su cuerpo.

    Cómo saber lo que dice tu gato

    Aunque no lo creas, algunos felinos son más parlanchines que otros. Al parecer, los gatos de pelo corto son más sociables que los que tienen el pelaje largo. Para descubrir qué piensa tu mascota te será de gran utilidad ver el documental de Netflix: En la mente de un gato.

    A veces, el maullido va unido a un pequeño gritito o un chirrido de los dientes del gato. Se puede producir cuando el felino despierta su instinto cazador, por ejemplo cuando en la terraza o la ventana de casa se queda absorto mirando a un pájaro.

    Sin embargo, si el peludo emite un aullido largo puede estar enfermo o, simplemente, está marcando su territorio frente a la presencia de otro gato. Cuando un felino gruñe suele adoptar una posición defensiva o de alerta, con las orejas hacia atrás, el lomo arqueado y el pelaje erizado.

    Cómo entender a los gatos

    Ya sabes más sobre cómo descifrar el maullido y el ronroneo de tu gatito, sobre todo cuando le cuidas el pelaje con un buen cepillado, pero también necesitas aprender qué significan las posturas que adopta con su cuerpo.

    Elizabeth Livermore

    Su comunicación no verbal empieza con los ojos, porque el gato puede mostrar sus sentimientos a través de la dilatación de sus pupilas. Cuando fijan la mirada, los gatos marcan su superioridad territorial y entrecerrarlos es una forma de autodefensa, que protege al gato de las garras de un potencial adversario. Además, los felinos actúan como nosotros, cuando sienten peligro o excitación abren más los ojos, mientras que si tienen los párpados caídos significa que se encuentran en un entorno seguro.

    El cuerpo del gato es el verdadero delator del estado de ánimo del felino. Cuando enseña las garras o los dientes, el peludo está asustado o enfadado. Si tu gatito arquea la espalda cuando te ve es que se alegra de verte y es probable que te de golpecitos suaves con la cabeza como signo de felicidad; sin embargo, si el lomo es curvo y el pelaje se eriza, te está mostrando una situación incómoda.

    La postura de la cola del gato también nos habla de cómo se encuentra en ese momento. Suele enroscarla a las piernas de sus dueños o a otros gatos para mostrar afinidad y se encuentra feliz cuando lleva su cola levantada. La forma curva de la colita del gato es una muestra de que quiere jugar contigo.

    Los gatos te van a sorprender siempre por su carácter independiente y, aunque parezca que están ausentes, son capaces de captar tu comportamiento, por eso es importante que también aprendas a detectar el suyo con la posición de sus orejas. El enfado o el susto de los felinos se demuestra con las orejas hacia atrás, incluso en posición horizontal, que puede mostrar su intención de atacar; mientras que si están hacia delante, seguro que tu gato está muy despierto o contento. Las orejas en movimiento, a modo de radar, son un claro indicativo de que el gato está interesado en algo que ocurre a su alrededor.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Mascotas