Técnicas e ideas para pintar tus paredes

Pañuelo en la cabeza y rodillo en la mano. Es el momento de personalizar las paredes tú mismo con estas técnicas e ideas do it yourself. Elige entre degradados, estucos, franjas, topos, formas… 

image
1 de 8
Franjas de color handmade

Con una apariencia borrosa, estas franjas de color alegrarán una pared.

¿Cómo se hacen? Pinta la pared con un color de base. 

A continuación, debes medir y marcar hasta qué altura quieres pintar. Haz marcas según el grosor de las rayas horizontales en cada extremo de la pared. Con ayuda de una cuerda, une esas marcas y traza una línea. Te servirán de paura para pintar.

Con una brocha y poca cantidad de pintura pinta las rayas entre marcas. No apliques demasiada presión ya que la idea es conseguir un efecto borroso. Se trata de que las rayas no sean perfectas.

Es una propuesta de la firma de pinturas Bruguer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 8
Rayas verticales

Y vamos con las verticales. Un color de base y tres franjas verticales de disferente grosor cada una en un color. La peculiaridad es que se ha usado pintura de pizarra para poner dejar mensajes encima.

¿Cómo? Pinta de base. Espera que seque. Mide las franjas y defínelas con cinta de pintor a lo alto de toda la pared. Luego rellena del color elegido y retira la cinta (siempre tirando hacia el interior de la franja) antes de que esté totalmente seca la pintura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 8
Topos

Sencillo, aprovecha la pared pintada en liso para salpicarla de lunarcillos de colores.

Puedes hacerlos de manera irregular, con la punta de un pincel o brocha circular. Cuidar el acabado rellenando concienzudamente los círculos que dibujes o usar un listón circular (la base), impregnarlo en pintura y usarlo a modo de tampón.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 8
Dos colores y cenefa

Un color diferente para una pared y una cenefa que se prolonga en ambas. Se trata de pintar un paño de un tono que contraste y colocar a la altura deseada la cenefa.

Cuando la pintura esté seca, mide la altura a la que quieres la cenefa. Realiza varias marcas que te guíen (puedes ayudarte con un nivel) y pega la cenefa. Las hay autoadhesivas.

Cenefa, de Coordonné.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 8
Efecto degradado

Pinta toda la pared del color más claro que hayas escogido. Mide la pared y marca a la altura que quieras llegar con el tono más oscuro.

Pinta con el segundo color hasta la línea y con una brocha seca difumina el borde mientras la pintura esté aún húmeda.

Una propuesta de Bruguer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 8
A cuadros

A cuadros y de colores. Se trata de hacer una cuadrícula en la pared. Es importante medir muy bien para que las líneas queden rectas y los cuadrados idénticos. Luego planifica los colores con los que vas a rellenar cada cuadro de manera que no queden dos colores iguales juntos. Haz una chuleta en un papel y distribuye antes de pasarlos a la pared.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
7 de 8
Pared estucada

Una técnica muy creativa. Lleva algo de tiempo pero conseguirás este efecto de aguas para la pared. No lo uses en todas las paredes de una estancia, sobre todo si pintas en un color intenso.

Aquí se combina con liso ya que además el tono fucsia es muy llamativo.

¿Cómo se consigue el efecto estucado? Se mezcla el estuco con el tinte del tono que hayamos escogido. Luego hay que aplicarlo con la siguiente técnica:

Coge estuco con la llana y extiéndelo por toda la superficie. Ve haciéndolo con cantidades muy pequeñas.

Aplica una segunda mano con la primera aún húmeda con movimientos de arriba hacia abajo y también laterales.

Una vez que seque, aplica las manchas de estuco con una espátula, variando la cantidad de tinte según el contraste que quieras conseguir entre "pasadas". Finalmente se aplica una capa de cera con un trapo en movimientos suaves y circulares para que la pared tenga brillo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
8 de 8
Formas

Para descatar o enmarcar algún elemento. Haz un círculo, un cuadrado, rectángulo, triángulo... el elemento geométrico que mejor te cuadre.

Necesitas realizar una plantilla (en el caso de círculos, rombos y triángulos) en papel y pasarla a la pared. Marcar con cinta de carrocero te asegura que los bordes queden perfectos y rellenar.

Fíjate aquí en el juego en la pared, que enmarca con perspectiva la lámpara de techo. Una idea de Bruguer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo