Crea tu propio cabecero de cama

Si quieres darle un nuevo aire a tu dormitorio, renueva la ropa de cama y sustituye el cabecero por un modelo personalizado por ti. Pintado o tapizado, se convertirá en auténtico protagonista.

image
1 de 4
Cabecero hecho con tablones

Coloca 4 tablas en horizontal y únelas por detrás con 2 listones fijados en vertical. Luego, pinta todo y pásale la lija para lograr un efecto desgastado. Banqueta, de El Globo Muebles. Jarrón y lámpara, de Los Peñotes. Pintura azul, de Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 4
Cabecero con prácticos bolsillos

Forra tu antiguo cabecero con una tela marinera y hazle unos saquitos para las gafas, el libro, la crema de manos... Tela Stivali Raya Azul, de Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 4
Cabecero enmarcado

Renueva la tapicería del cabecero con tela de lino y enmárcalo con listones de abeto. Cabecero tapizado, mesilla y lámpara, de El Globo Muebles. Lamas de madera, de Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 4
Cabecero estante con letras decorativas

Ten cuidado con los objetos que pongas sobre el estante. Evita sobrecargarlo de peso, ya que eres tú quien duerme debajo. Ropa de cama y cojines, de A Loja do Gato Preto. Mesilla y lámpara Arstid, de Ikea. Letras decorativas, de Polonium 209 (a partir de 9 €).
 

MATERIALES

- Balda de madera maciza (esta es el modelo Ekby Tryggve, de Ikea).
- Tinte (este es Behandla verde, de Ikea).
- Dos soportes (estos son Ekby Hall, de Ikea).
- Brocha, nivel y atornillador.
- Regla y lápiz.
- Tacos de plástico
- Tornillos.

PASO A PASO

Una buena solución de cabecero es colocar sobre la cama, en la pared, un estante sujeto con unas escuadras. Primero, pinta la balda del color que quieras y, mientras se seca, calcula la distancia a la que vas a situarla. Ponla a una altura que te permita recostarte para leer sin darte con ella en la cabeza. Nosotros la hemos colocado a un metro de la cama. Traza con lápiz una fina línea recta. Para ello, ayúdate del nivelador y así evitarás torcerte. Atornilla las escuadras a la tabla y coloca la parte inferior del soporte sobre la línea que has dibujado. Marca el lugar donde irán los tornillos, introduce los tacos en la pared y, por último, atornilla la balda. ¡Ya está lista para decorarla con lo que elijas!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY