Una butaca tapizada

Si tienes un sillón que ya no encaja con la decoración de tu casa, elige una tela adecuada y hazle una funda a medida. Píntale las patas de color y ¡será otro!

CÓMO RESTAURAR UNA BUTACA

Mide cada pieza de la butaca (respaldo, asiento, brazos…) y saca en papel las plantillas. Llévalas sobre la tela y corta cada pieza. Coloca cada trozo de tela sobre el sillón con el dibujo hacia abajo y une todas las piezas con alfileres. Quita la funda de la butaca e hilvana las costuras. Colócala sobre la butaca y asegúrate que queda bien. Vuelve a quitarla y cósela con la máquina dejando una parte del lateral sin cerrar para ponerla y quitarla con facilidad. Haz un dobladillo en la parte inferior e introduce el cordón para ajustar la tela. Corta el exceso de las costuras. Antes de ajustar la funda, pinta las patas del color elegido. 

MATERIALES PARA TAPIZAR UNA BUTACA

Tela de algodón (esta es de Coordonné), pintura Chalk Paint Old White, de Annie Sloan, papel para plantilla, hilo blanco y aguja, alfileres y tijeras, máquina de coser, cordón elástico. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Una butaca renovada

Trucos para tapizar: En lugar de encajar la tela, puedes cerrarla por detrás con Velcro, automáticos o cintas. Jarrón amarillo, de Zara Home. Tetera azul, de Federica & Co. Alfombra de yute, de Leroy Merlin. Arreglo floral, de Ángel Magán. Cordón y pompones, de Comercial Amparo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Funda para el cojín

Con otro retal de tela que tengas en casa puedes confeccionar una funda al cojín riñonero y rematarlo con 4 pompones de lana en las esquinas. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Gafas camufladas

Si te ha sobrado tela de la butaca, puedes aprovecharla haciéndote una funda para las gafas. Ciérrala con un trocito de goma elástica de color.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Bolsa de labor

Cose dos retales que te hayan sobrado de las telas de la butaca y del cojín y realiza una práctica bolsa reversible para proteger las lanas, las agujas de tejer y la labor que tengas entre manos. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY