Una cesta de alambre

Una labor de cestería, pero sin mimbre ni fibra vegetal. ¡Con alambre! Maleable y en un tono cobrizo. Haz este decorativo DIY.  

image
1 de 6
Con maña

Monta las varillas de alambre con una separación máxima de 4 cm entre cada una.

Para darle mayor consistencia a la cesta, teje las varillas verticales, alternándolas -una sí, una no- con las horizontales, de manera que consigas que no se comben cuando el contenido de la cesta se apoye en los laterales. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Materiales

- Alambre maleable o especial para manualidades. 

- Tenazas. 

- Alicates. 

- Libro como molde. 

- Etiqueta colgante. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Paso 1: Da forma a la cesta

Sin cortar el alambre. El libro es la guía para la estructura. Envuélvelo con el alambre como ves en la imagen. Dale unos centímetros más y corta con el alicate. Repite este paso tres veces para obtener tres tiras iguales. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Paso 2: Estira y endereza los tres trozos de alambre

Pide a un ayudante que los sujete en un extremo con un alicate. Haz lo mismo tú en el lado contrario. Trenza la tira, girando solo en un extremo. Conseguirás que los tres alambres se unan. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Paso 3: Usa el libro para dar forma a la cesta

Dobla el extremo final del alambre y presiona con el alicate, a modo de cierre. Corta otras tres tiras (laterales y base) del mismo largo y dales forma rectangular con el libro como molde.   

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Paso 4: Corta y une

Corta cuatro varillas de 8 cm de largo y une el borde superior reforzado y la base por las esquinas. Monta los otros alambres largos horizontales, fijándolos con una vuelta en cada esquina. Repite el proceso con las tiras verticales.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY