Un baúl recuperado

Con papel y pintura no solo hemos restaurado un viejo baúl, sino que le hemos dado una nueva utilidad al convertirlo en una original estantería.

image
1 de 6
Un baúl restaurado y convertido en estantería

Ideas: Para forrar los lados del baúl que tienen forma, haz unas plantillas, dibújalas por el revés del papel pintado y córtalas.

Butaca, de El Globo. Manta gris, de Leroy Merlin. Alfombra, de Ikea. Accesorios, de A Loja do Gato Preto. Papel pintado, de Gancedo. Hormigas de hierro y piedra, de Antonio Barba. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Materiales

- Un baúl.
- Dos tableros de contrachapado (estos miden 60 x 30 cm y 1 cm de grosor).
- Un listón de madera de 25 x 25 x 2400 mm y una varilla estriada de 8 x 100 mm (las medidas dependerán del baúl).
- Papel pintado (este es de Jordi Labanda, en Coordonné).
- Cola de empapelar.
- Pinturas Chalk White y negra, imprimación universal y brocha, de Fleur.
- Sierra de calar.
- Taladradora.
- Papel de estraza.
- Cinta de carrocero.
- Lápiz y regla.
- Metro y cúter.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Paso 1: Mide el interior del baúl

Para hacer la estructura de los estantes. Corta los listones a la altura del baúl y los tableros a la medida interior del baúl, menos un centímetro para darles holgura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Paso 2: Encaja las baldas

Con la sierra de calar, realiza una muesca de 25 x 25 mm en los extremos de las baldas para introducir el listón. Calcula a la altura que vas a poner las baldas y haz unos agujeros con la broca nº 8. Pinta los estantes de negro y déjalos secar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Paso 3: Elige un papel y forra el interior

Elimina todos los restos de antiguos materiales del interior y fórralo con el papel. Aplica cola en el revés del papel y pégalo al baúl. Como el dibujo es de rayas, ten cuidado a la hora de forrar los laterales, ya que tendrán que coincidir bien las rayas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Paso 4: Pinta una franja de color

Delimita con cinta de carrocero la superficie del baúl que no quieras pintar y aplica una mano de imprimación por donde vayas a pintar. Déjalo secar 24 horas y pinta de blanco. Pon de
pie el baúl e introduce la estructura de madera y los estantes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY