Pizarra y expositor

Dibujos, recuerdos y recortes colocados con encanto en un soporte que encaja en su dormitorio. Elige un color y a pintar. 

image
1 de 6
Un pizarra para los niños

Tan sencillo que esta manualidad es apta para peques. Deja que sea tu hij@ quien transforme, brocha en mano, esta pizarra. Se sentirá muy orgullos@ cuando vea el resultado. Descubre otras muchas ideas apetecibles en Na Lua Dulce (www.naluadulce.com)

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Materiales

- El caballete Måla, de Ikea (19,99 €), incorpora una pizarra blanca por un lado y negra por otro.
- Brochas.
- Cuerda y mini pinzas de madera.
- Pintura a la tiza Chalk Paint. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Paso 1: Elige tu color

Vierte en una bandeja pequeña de pintor un poco de pintura a la tiza. De esta manera podrás eliminar el exceso de pintura de la brocha en el escurridor que incorpora. Es mejor aplicar dos capas de pintura que una con demasiado producto. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Paso 2: Pintar y secar

En este proyecto se ha utilizado el tono Mint, de la firma Chalk Paint, para el marco y las patas. Si no te gusta la pizarra en color negro, aplica pintura de pizarra en otro tono o con efecto magnético. Deja secar en un lugar fresco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Paso 3: Una vez coloreada, toca decorarla

Te proponemos fijar un trozo de cuerda de algodón o de fibra en un tono natural de lado a lado de la pizarra o por la parte trasera con una chincheta (en el marco de madera) y colgar recortes con mini pinzas. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Paso 4: Cuida los detalles

Tanto si pintas la superficie de pizarra como si no, utiliza washi tape decorada para pegar los dibujos. Además de bonita evitarás que la cinta se lleve la pintura o se marque el pegamento. Tu pizarra se mantendrá como nueva. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY