Un cubrerradiador con estilo

Con madera y malla de aluminio podrás revestir los radiadores de tu casa para preservar de forma fácil y decorativa la seguridad de los más pequeños. Tus radiadores lucirán con estilo.

image
1 de 6
Un sencillo cubrerradiador

Pinta la madera de color para alegrar la estancia o barnízala, si prefieres un acabado más natural.

Ponte guantes para realizar esta manualidad porque la malla metálica corta mucho, así evitarás posibles accidentes.

Butaca, de Corro B. Tela de cortina, de Gancedo. Alfombra de cáñamo de 70 x 120 cm y cojines Anatolia en 40 x 40 cm, de Leroy Merlin. Jarra, de A Loja do Gato Preto.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Materiales

- Dos tableros de madera de pino de 80 x 20 cm y 1,8 cm de grosor.
- Una malla de aluminio de 50 x 100 cm.
- 8 escuadras.
- Tornillos cortos y largos.
- Tuercas.
- Atornillador.
- Metro y lápiz.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Paso 1: Medir y cortar

Extiende la malla en la superficie de trabajo, mide con el metro 20 cm y a partir de ahí, coloca encima el tablero.
Te aconsejamos que trabajes mejor en el suelo que en una mesa, ello te facilitará la tarea a la hora de manipular la malla de aluminio.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Paso 2: Montaje

Eleva con las manos la malla sobre el tablero hasta obtener un ángulo recto. Para mantener la madera inmóvil, ponte de rodillas encima de ella. Lleva la medida del radiador a la malla, deja este espacio libre y repite la misma operación con el otro tablero en el extremo opuesto: deja 20 cm de distancia y dobla la malla.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Paso 3: Fija las escuadras

A 7 cm de ambos extremos del tablero, traza una línea y a partir de ahí, marca dónde deben ir las escuadras. Atorníllalas bien, dos en un lado y otras dos, a la misma altura, en el opuesto. Repite la misma operación en el segundo tablero.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Paso 4: Sujeta la malla metálica

Una vez fijadas las 8 escuadras, sujeta la malla metálica a ras del tablero con los tornillos largos. Remata con una tuerca hasta llegar al tope de la escuadra. Primero hazlo en un tablero y luego, en el otro. Por último, coloca el cubre radiador.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY