Una mesa DIY diferente y original para el jardín hecha con botellas

Con madera y botellas recicladas hemos realizado estas originales y divertidas mesitas de picnic. Coloca una alfombra y unos cojines y ¡a disfrutar al aire libre!


    Tener una actitud respetuosa con el planeta incluye aplicar la regla de las R en casa (reciclar, reutilizar y restaurar), y con esa premisa en mente, hay muchas manualidades que podemos hacer en casa restaurando muebles viejos, reciclando envases o botellas como en la manualidad que te proponemos hoy, y reutilizando objetos que de otra forma terminarían en la basura o en el punto limpio.

    Y por su puesto, siempre dándole un poco a la maquinaria de la imaginación. Que necesitas una mesita para el jardín para apoyar los vasos o los refrescos cuando por la tarde te sales al fresco a disfrutar del aire libre, pues antes de irte a la tienda de muebles para comprar un nuevo mueble para la casa, detente por un momento y piensa cómo puedes hacer esa mesita con objetos que muy probablemente tienes en casa.

    En la manualidad que te mostramos aquí hemos usado y aprovechado unos tableros de madera o contrachapado que bien pueden ser de desecho de alguna otra manualidad, y unas botellas de cristal (de vino, cerveza o refrescos) que teníamos para llevar al contenedor de vidrio. Y nos ha quedado una mesa para el jardín súper bonita y original. Las botellas, además de hacer la función de patas para la mesa son a la vez unos improvisados jarrones integrados para colocar flores y plantas que añaden un toque único y fresco a la mesa.

    Esta mesita baja auxiliar va a quedar de lujo en el jardín entre las tumbonas que tengas para echarte a tomar el sol (siempre con precaución), o para completar el rincón chill out que te hayas montado para esa copita de vino o cervecita afterwork al fresco. Uno de los mejores momentos del día que puedes completar con un sabroso cóctel y un aperitivo para ir abriendo boca para la cena. Un cierre perfecto tras un día de trabajo.

    Anímate y hazte una mesa similar, es fácil de hacer y seguro que en casa ya tienes las herramientas necesarias para este proyecto de bricolaje que te proponemos hoy.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Materiales

    - Un tablero de contrachapado de 120 x 60 cm y 15 mm de grosor.

    - Botellas de diferentes tamaños y formas.

    - Barniz y brocha.

    - Sierra de calar.

    - Taladradora.

    - Brocas tipo bailarina.

    - Lija y papel de estraza.

    - Lápiz y tijeras. Todo, de Leroy Merlin.

    1
    Crea unas plantillas

    Lleva las medidas del tablero sobre el papel de estraza y divídelo en diagonal, en dos partes desiguales. Una será un poco mayor que la otra. Redondea las esquinas con las tijeras.

    2
    Calca las plantillas

    Corta las dos piezas de papel y lleva las plantillas sobre el tablero. Marca con lápiz los contornos de ambas y córtalas con la sierra de calar. Lija las dos superficies haciendo hincapié en los cantos redondeados. Pasa un trapo húmedo para eliminar el polvo.

    3
    Haz los agujeros

    Calcula dónde van a ir situadas las botellas que
    harán de patas y marca con el lápiz. Haz antes una prueba para asegurarte que la mesa es estable. Coloca la broca correspondiente en la taladradora y realiza todos los agujeros.

    4
    Retoques finales

    Lija bien los orificios, limpia la superficie con un paño húmedo, deja secar y aplica una mano de barniz. Cuando se haya secado, coloca cada botella en su orificio correspondiente. Adórnalas, si quieres, con pequeños ramilletes de flores frescas.

    Mesitas auxiliares para el jardín
    Hearst

    Para evitar que las botellas bailen en los orificios, elige distintas brocas, según el diámetro de los cuellos de los envases. Así conseguirás que encajen perfectamente.

    Alfombra, letras y pajaritos de madera, de Los Peñotes. Vasos Picos, de colores (7 €/unidad), de Sandra Marques.

    Publicidad - Sigue leyendo debajo
    Más de Vídeos