Un capazo muy coqueto

Decora el clásico cesto de la playa con rayas, estrellas o letras pintadas y fórralo con una tela vistosa para proteger su interior de la arena y de miradas indiscretas. 

image
1 de 6
Personaliza tu capazo

Antes de coser el dobladillo donde va metido el cordón, acuérdate de poner la tela del derecho para que las puntadas queden por la parte interior. 

Cuando pintes el capazo, asegúrate de pegar bien la cinta de carrocero en el borde que está en contacto con la pintura, para delimitar la zona.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Materiales

- Cesta de fibra.
- Un ovillo de trapillo.
- Tela.
- Pintura acrílica blanca (esta es de Leroy Merlin).
- Máquina de coser y cordón.
- Cinta de carrocero y brocha.
- Hilo y tijeras.
- Metro.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Paso 1: medir el interior

Con el metro, mide la altura y la circunferencia tanto del borde como del fondo de la cesta. Pasa las medidas a la tela. Añade 20 cm a la medida del alto, ya que será la tapa de la cesta.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Paso 2: Corta la tela a medida

Corta con las tijeras la tela y une los bordes laterales por el revés con la máquina de coser. En la parte superior haz un dobladillo de unos 2 cm e introduce el cordón para cerrar la bolsa.  

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Paso 3: Protege el capazo

Delimita la zona que quieres decorar con la cinta de carrocero y pinta el capazo. Desliza la brocha desde el papel hacia el cesto, nunca al revés. Así, evitarás que la pintura se cuele por debajo de la cinta. Deja secar bien y aplica una segunda mano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Paso 4: Cose la tela

Coloca la tela en el interior de la cesta y cósela al borde con puntadas pequeñas para que no se vean. Por último, y a modo de decoración, forra las asas con el trapillo de color blanco realizando un punto bajo o cadeneta utilizando solo las manos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY