Una bandeja con asas

¡Mira qué forma más sencilla de reciclar un marco de fotos que no utilizábamos! Con solo pintura y cordón, lo hemos convertido en una divertida bandeja.

image
1 de 6
Una práctica bandeja a tu gusto

Personaliza las bandejas forrándolas con fotos
de los tuyos, papel pintado o posavasos bonitos.

Mantel confeccionado con la tela Confettis, de Caselio. Vasitos de porcelana con el interior de colores, de Los Peñotes. 

Trucos: Para evitar manchas con la pintura de aerosol, coloca una caja, a la altura del bote, abierta hacia ti.

Para que no se suelten los nudos de las asas, séllalos con pegamento.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Materiales

- Marco de fotos, de 52 x 52 cm (este es el modelo Ribba, de Ikea).
- Pintura en aerosol verde flúor.
- Cordón amarillo flúor.
- Pintura blanca.
- Taladradora.
- Pistola de silicona.
- Alicates.
- Papel de estraza.
- Brocha.
Todo, de Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Paso 1: Desmontaje

Con los alicates, quita todas las lengüetas al marco, separa y reserva el cristal y el tablero del fondo. Realiza con la taladradora dos agujeros en los lados más estrechos del marco.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Paso 2: Cubre todo para no manchar

Extiende el papel de estraza sobre la superficie de trabajo, para no mancharla, y pinta el marco con el aerosol. Procura hacerlo en el exterior o en un lugar bien ventilado, y a unos 30 cm de distancia porque si te acercas demasiado, quedarán churretes.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Paso 3: Pinta el tablero

Con la brocha, pinta el tablero que hará de fondo de color blanco. Cuando esté todo seco, aplica una hilera de silicona con la pistola por todo el interior del marco y pega, a continuación, el tablero blanco. Espera unos minutos y coloca encima el cristal.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Paso 4: Personaliza las asas

Para hacer mucho más práctica la bandeja, colócale unas asas divertidas. Introduce por los agujeros de un lateral el cordón amarillo y sujétalo con nudos, apretándolos bien fuerte para que no se suelten. Repite la misma operación en el otro lado. 

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY