Estantería reciclada... y rejuvenecida

Con pintura y papel pintado le hemos quitado años a esta estantería típica de los 80. Su nueva apariencia sirve para alegrar un anodino rincón de la cocina.

image
Una estantería de los años 80

Utiliza distintas brochas para aplicar pintura, cera y barniz. Anchas y planas para trabajar superficies lisas y pinceles redondos para llegar a las zonas torneadas.

Papel pintado Eijffinger, de venta en Coordonné. Chapas con mensaje, de A Loja do Gato Preto. Gallinas de cerámica, de El Globo Muebles.

1 de 6
Materiales

• Pintura
Chalk Paint y cera Soft Wax, de Annie Sloan en El Jardín de Villa Clotilde.
• Papel pintado colección Tiles,
de Coordonné.
• Pegamento Spray Mount, de 3M. • Barniz claro. • Lija y brochas; todo, de Leroy Merlin.

2 de 6
Paso 1: Lija la estantería

Pasa la lija de madera por toda la superficie de la estantería para eliminar un poco el brillo del barniz. Limpia a fondo el mueble con un paño húmedo con el fin de retirar el polvo y la suciedad acumulados. Luego, déjalo secar bien al aire libre.

3 de 6
Paso 2: Pinta con el color que elijas

Aplica una mano de pintura en un tono alegre, nosotros hemos elegido un amarillo mostaza. Deja secar unas horas y, a continuación, da una mano de cera clara por toda la superficie excepto por aquella zona donde vaya a ir pegado el papel pintado.

4 de 6
Paso 3: Forra las baldas

Forra la parte superior de los estantes con el papel pintado. Para ello, mide un estante y pasa la medida al papel. Córtalo y pégalo utilizando el pegamento en aerosol. Presiona con un paño para eliminar las posibles burbujas de aire atrapadas.

5 de 6
Paso 4: Barniza

Aplica con una brocha una mano de barniz incoloro sobre el papel pintado. Así lo protegerás de la humedad y de la luz del sol (si tienes pensado sacar la estantería al exterior). Una vez seco, coloca en los estantes bandejas, teteras, botellas...

6 de 6
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar