Un sillón acogedor

Si no utilizas las sillas de la playa y quieres darles una segunda oportunidad, hazles unas fundas con telas vistosas y conviértelas en unos mullidos sillones para el salón.

image
1 de 6
Un sillo muy lucido

Así de nonita a quedado nuestra silla de playa después de que la vistamos con estas vistosas telas. Pero también tenemos otras ideas para crear asientos extras para el salón, toma nota: Convierte las antiguas llantas del coche en un cómodo puf, fórralas con telas vistosas y coloca un tablero redondo como asiento. O restaura una silla de madera con papel de periódico, tipo collage, pegado con cola blanca.

Mesa, de El Globo Muebles. Alfombra, marcos y visillo, de Ikea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
Materiales

- Silla de playa modelo Hamö, de Ikea (19,99 €).
- Telas de tapicería (la exterior es de terciopelo y la interior, de algodón).
- Guata (de venta en colchonerías).
- Papel de estraza.
- Máquina de coser.
- Tijeras, lápiz y metro.
- Aguja de lana, cinta e hilos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Paso 1: Corta la tela del respaldo

Mide largo y ancho de la silla y traslada esas medidas al patrón de papel de estraza. La nuestra mide 250 cm de largo. Coloca el patrón sobre la tela y corta dejando 1,5 cm de margen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Paso 2: Corta la tela de los laterales

Para la plantilla de los brazos mide igualmente el largo y el ancho. Para el largo mide desde el suelo hasta el interior del brazo y para el ancho, de brazo a brazo, por detrás del asiento. Coloca el patrón sobre la tela y corta dejando también 1,5 cm de margen.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Paso 3: Corta la guata y une las piezas de tela

Traslada las mismas medidas a la tela lisa para hacer el interior de las colchonetas y córtalas. Cose las telas, derecho contra derecho, y deja 25 cm sin coser para darle la vuelta a la funda. Corta dos piezas de guata sin margen de costura.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Paso 4: Fija las telas a la silla

Introduce la guata, cose la abertura y, con las colchonetas colocadas sobre la silla, cose un trocito de cinta en los brazos. Da una puntada en el centro de la cinta, átala y haz una lazada. Así, evitarás que las colchonetas se muevan al sentarte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY