Una estantería original y divertida

Si tienes una contraventana vieja, ¡no la tires! Recíclala en una coqueta estantería donde almacenar los juguetes, los utensilios de aseo y la ropita de uso diario de tu bebé.

image
1 de 6
Aprovecha una vieja contraventana para la estantería

Una puerta o un cabecero antiguo también te pueden servir para hacer esta manualidad. Pintados del mismo color que la pared, se mimetizarán con ella y darán una sensación de continuidad.
Perchero azul y camaleón de peluche, de Ambardí. Ropita, de Mi Pequeño Lucas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
MATERIALES

- Una contraventana vieja.
- 2 estantes y 4 soportes de madera, de Leroy Merlin.
- Papeles de colores, de Tiger.
- Sierra de calar.
- Atornillador.
- Pegamento Spray Mount.
- Pomos, de Ikea.
- Tornillos, metro, lápiz y tijera.
- Hembrillas, tacos y alcayatas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Paso 1: Corta las baldas a medida

Mide con el metro el ancho de la contraventana y lleva esa medida a cada estante. Con el lápiz, haz una línea para no torcerte y corta con la sierra de calar. Luego, pasa una lija por los extremos, sobre todo, por donde has cortado para eliminar astillas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Paso 2: Atornilla las baldas a la contraventana

Con la contraventana sobre la mesa de trabajo, calcula dónde van a ir colocados los estantes. Sitúa debajo de ellos los soportes, introduce el lápiz por cada agujerito y marca en la contraventana los puntos para fijar luego los tornillos.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Paso 3: Forra el fondo con papel de colores

Coge los distintos papeles de colores y forra el interior de la contraventana. Elige uno distinto para cada cuarterón y así le darás más colorido. Pulveriza por el revés con el pegamento en aerosol y pégalos de arriba abajo presionando con la mano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Paso 4: Coloca pomos bajo las baldas

Coloca los soportes debajo de los estantes y atorníllalos en las marcas ya realizadas. De un papel hemos recortado y pegado unos pajaritos sobre la contraventana forrada. Por último, coloca los pomos y ¡ya puedes colgar la estantería en la pared!

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY