Un reloj de pared muy coqueto

Si quieres darle un toque divertido al salón, te decimos cómo hacer un decorativo y práctico reloj en forma de flor.  ¡Quedará genial en cualquier rincón de tu casa!

image
Unos bonitos relojes de pared

En lugar de la madera, otra opción es que recicles una bandeja o un bajoplato de cerámica y los conviertas en prácticos relojes para la cocina. El proceso es el mismo. O si lo prefieres, sobre un espejo, para el salón; pero en este caso, pide a un profesional que haga el agujero para las agujas.

1 de 6
Materiales

- Aglomerado de 3 mm.
- Mecanismo de reloj con pila.
- Papel pintado.
- Una cartulina blanca.
- Sierra de calar y atornilladora.
- Martillo.
- Papel de lija.
- Cola y brocha.
- Cúter y rotulador.

2 de 6
Paso 1: Dibuja la plantilla de la flor

Dibuja sobre la cartulina la flor, recórtala y pasa la plantilla a la madera. Corta el dibujo con la sierra de calar. Para calcular el agujero central, dobla la cartulina dos veces por la mitad, alinéalo a los bordes y el vértice marcará el punto exacto. Ahora, perfóralo.

3 de 6
Paso 2: Lija bien la madera

Repasa bien la madera con el papel de lija; haz hincapié en los salientes. Así evitarás pincharte con incómodas astillas a la hora de manipular la silueta. Cuando acabes, elimina el polvo de la superficie con la ayuda de una brocha seca o de un paño.

4 de 6
Paso 3: Encola la madera

 Aplica con la brocha una ligera mano de cola por la silueta de madera. Sobre una mesa, coloca el papel bonito del revés y sitúa encima la madera por la parte encolada. Presiona con la mano para que se pegue bien y evitar las burbujas de aire.

5 de 6
Paso 4: Recorta el papel que sobra

 Coge el cúter y recorta el papel con cuidado siguiendo la silueta de la madera. Perfora el agujero central sobre el papel e introduce por detrás de la madera el mecanismo del reloj atornillándolo. Fija las agujas por delante y sujétalas muy bien.

6 de 6
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY