Restaura tus butacas

Curiosea en un mercadillo o simplemente rescata la butaca de la abuela; con unos pasos muy sencillos podrás convertirla en el centro de todas las miradas. Te explicamos cómo.

image
1 de 4
Personaliza la butaca con letras

Si algún miembro de tu familia tiene una butaca favorita puedes personalizar el respaldo con sus iniciales. Deberás hacerlo antes de retapizar la pieza y bordar las letras con un hilo que destaque sobre la tela. En este caso lo hicieron en La Rueca.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 4
Paso 1: Lija la silla y corta la tela.

Lija toda la silla, insistiendo muy bien en las molduras. Aplica una selladora que cierre el poro y, una vez seca, da una mano de pintura en tono crudo. Si quieres conseguir un acabado final envejecido pasa una lija suave en las esquinas o extiende una ligera pátina de betún de Judea.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 4
Paso 2: Tapiza la butaca.

Retira el asiento y el respaldo de la estructura. Una vez hecho, coloca la tela sobre cada pieza, ténsala muy bien y, por el revés, fíjala con una grapadora de tapicero. Extiende un poco de cola a lo largo del contorno, por la parte que no se ve de cada pieza, y colócalas en su sitio original.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 4
Materiales

- Tela de saco.
- Grapadora de tapicero.
- Hilo rojo para hacer el bordado.
- Lija.
- Cinta roja.
- Pintura en color crudo y selladora.
- Pegamento o cola.
- Tijeras.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Sillas