Una pequeña estantería con cajas de madera

Organiza, ordena y distribuye con ayuda de este mueble auxiliar, sencillo y funcional. Lo cierto es que tener todo localizado y en su sitio favorece, y mucho, la concentración.

1 de 5
Una estantería para tu rincón de trabajo

Si la finalidad del mueble auxiliar van a ser libros u objetos pesados, quizá sea buena idea reforzar las uniones con unos tacos encolados donde después irán los tornillos. Mesa y mapas de la pared, de Oficios de Ayer. Librería blanca, papelera y alfombra, de Ikea.

2 de 5
Materiales.

- 3 cajas de madera y 4 listones del mismo material, de 1 m de longitud, de Leroy Merlin.
- Una caja de tornillos para madera.
- Metro y lápiz.
- Atornillador eléctrico.

3 de 5
Paso 1: Marca las distancia de los cajones en los listones

El planteamiento de la librería es el paso principal. Primero, sitúa las cajas en el suelo y decide a qué distancia quieres que estén unas de otras. Después, coloca encima los listones y marca con un lápiz el punto donde irán los tornillos.

4 de 5
Paso 2: Marca con un berbiquí

Una vez marcadas las cajas, retira de encima los listones. Con la ayuda de un berbiquí haz un pequeño agujero sobre cada marca; de esta manera, al atornillar los listones, la punta de los tornillos no resbalará sobre la madera y encajará a la perfección.

5 de 5
Paso 3: Atornilla los cajones a los listones

Fija los listones a las cajas colocando cuatro tornillos en cada una. Aunque la operación se puede hacer con un atornillador manual, es preferible uno eléctrico de mayor potencia y precisión. Si necesitas ayuda para que no se muevan las piezas, utiliza un gato.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de DIY