Candeleros de plástico

Dale una segunda oportunidad a aquellos objetos que acaban en la basura. Convierte unas botellas de plástico en unos coquetos portavelas que iluminarán tus cenas estivales.

image
1 de 5
Unos candelabros muy ecológicos

Presta especial cuidado al corte que realices. Debe ser lo más recto posible para que el candelabro apoye con firmeza en la mesa. Puedes cubrir el filo con cinta adhesiva de colores, de la misma manera que un bies remata un tejido. Plato, de Sandra Marques.

Ideas: Corta tiras de tela de 1 cm de grosor, deshilacha los bordes y remata con ellas las uniones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Materiales.

- Botellas de plástico.
- Cuerda de algodón.
- Esparadrapo.
- Tabla y cuchillo.
- Velas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Paso 1: Rescata unas botellas de plástico

Límpialas bien, déjalas secar al aire y realiza un corte lo más recto posible en la parte superior con ayuda de un cuchillo o cúter. Necesitarás dos botellas para cada uno de los candelabros que vayas a hacer.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Paso 2: Une los cuellos de las dos botellas

Sujétalas con esparadrapo para dar forma al portavelas a modo de diábolo. Según el diseño de la botella y tu creatividad, córtalas en diferentes tamaños: la pieza de base admite una altura mayor.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Paso 3: Un poco de cuerda para rematar

Cubre la zona de la rosca de la botella, en la que hemos colocado el esparadrapo, con un trozo de cuerda de algodón. Por último, anuda los extremos. El cono en el que se apoya la vela recogerá la cera que resbale cuando esté encendida.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar