Un cabecero de papel pintado

Si quieres que el cabecero se integre a la perfección en la decoración del dormitorio, elabora tu propio diseño. Elige un papel pintado vistoso, pégalo con cola a la pared y enmárcalo con una moldura decorada en un color a tono.

image
1 de 2
Cambia el cabecero

con sólo modificar el papel o el color de las molduras. Papel de Farrow & Ball (101,62 €/rollo). Mesilla, de Mis Queridos Muebles. Lámpara, de Ikea.
1 Calcula la altura a la que quieres hacer el cabecero y corta tiras de papel pintado con esa medida. El número de tiras dependerá del ancho del cabecero.
2 Con una brocha, aplica cola de empapelar por el revés de cada tira. Coloca la pieza de papel en la pared y presiona con un paño seco y limpio para que no queden burbujas de aire.
3 Pide que te corten las molduras a inglete. Píntalas con esmalte satinado. Déjalas secar, pasa una lija fina y limpia el polvillo con un paño limpio. Aplica una segunda mano de pintura y déjala secar.
4 Coloca las molduras alrededor del papel formando un marco. Fíjalas a la pared con clavos sin punta y oculta éstos con un poquito más de esmalte.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 2
Materiales

- Papel pintado.
- Cola para empapelar (2,55 €/125 gr).
- Clavos sin cabeza (0,90 €/ caja).
- Esmalte Bruguer blanco (5,80 €/ 375 cc).
- Pincel y brocha.
- Lija fina.
- Molduras (desde 1,25 €/m). Todo, de venta en Bricotodo.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar