Un cabecero de papel pintado

Si quieres que el cabecero se integre a la perfección en la decoración del dormitorio, elabora tu propio diseño. Elige un papel pintado vistoso, pégalo con cola a la pared y enmárcalo con una moldura decorada en un color a tono.

1 de 2
Cambia el cabecero

con sólo modificar el papel o el color de las molduras. Papel de Farrow & Ball (101,62 €/rollo). Mesilla, de Mis Queridos Muebles. Lámpara, de Ikea.
1 Calcula la altura a la que quieres hacer el cabecero y corta tiras de papel pintado con esa medida. El número de tiras dependerá del ancho del cabecero.
2 Con una brocha, aplica cola de empapelar por el revés de cada tira. Coloca la pieza de papel en la pared y presiona con un paño seco y limpio para que no queden burbujas de aire.
3 Pide que te corten las molduras a inglete. Píntalas con esmalte satinado. Déjalas secar, pasa una lija fina y limpia el polvillo con un paño limpio. Aplica una segunda mano de pintura y déjala secar.
4 Coloca las molduras alrededor del papel formando un marco. Fíjalas a la pared con clavos sin punta y oculta éstos con un poquito más de esmalte.

2 de 2
Materiales

- Papel pintado.
- Cola para empapelar (2,55 €/125 gr).
- Clavos sin cabeza (0,90 €/ caja).
- Esmalte Bruguer blanco (5,80 €/ 375 cc).
- Pincel y brocha.
- Lija fina.
- Molduras (desde 1,25 €/m). Todo, de venta en Bricotodo.
Precios orientativos

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de Trucos de hogar