Salvamantel hecho con corchos

¡Aquí no se tira nada! Ni siquiera los tapones de las botellas. Porque con ellos y silicona puedes elaborar un diseño que proteja la mesa de las cazuelas calientes.

1 de 6
Un salvamanteles con corchos de vino

Ten precaución a la hora de seleccionar los corchos. Para esta manualidad, los mejores son los de vino que tienen forma cilíndrica. Los tapones de cava son menos recomendables: aunque les cortes la cabeza redonda, su cuerpo cónico dificultará el ensamblaje.

2 de 6
Paso 1: Recopila todos los tapones que tengas

Elige uno de ellos como medida estándar para el salvamanteles. Mide todos los demás con una regla: deberán tener la misma altura que el corcho que has utilizado como base. Si no es así, señala lo que sobra.

3 de 6
Paso 2: Recorta los corchos

Sobre una tabla de madera, corta los tapones a la altura que has señalado. Aunque esta tarea sea minuciosa, es clave, ya que el salvamanteles debe quedar nivelado. Utiliza un cuchillo afilado para que el corte sea limpio y el corcho no se desgarre.

4 de 6
Paso 3: Pega los tapones.

Presenta todos los tapones juntos para dar la forma a tu salvamanteles. Con la silicona, pégalos uno a uno. Necesitarás un par de fijaciones laterales para unir cada corcho con los dos que le rodean -uno a cada lado- y otra para unirlo a la fila siguiente.

5 de 6
Paso 4: Sujeta los corchos con una brida

Una vez que todos los corchos estén bien pegados, afianza su unión con una brida. Ajústala a la medida de tu salvamanteles, ténsala como si fuese un cinturón ceñido y corta el fragmento que sobre: así evitarás que te arañe o se enganche.

6 de 6
MATERIALES

- Tapones de corcho.
- Pistola de silicona.
- Cuchillo.
- Bridas largas (0,63 €/ 50 unid. en Leroy Merlin).
- Tabla de cortar.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
This content is created and maintained by a third party, and imported onto this page to help users provide their email addresses. You may be able to find more information about this and similar content at piano.io
Más de DIY