Un mueble para la mascota

Convierte un mueble auxiliar en una cama blandita para que tu mascota descanse sin subirse al sofá. ¡Verás cómo te lo agradece!

Casita DIY para perro
Hearst
1 de 5
Un mueble auxiliar convertido en camita

En un lateral del mueble coloca, con la ayuda de un berbiquí, dos pomos para tener a mano los accesorios de tu mascota, como la correa o su mantita. Además, es útil conservar uno de los estantes del mueble para almacenar sus cosas: comida, juguetes, ropa, plato, transportín...

2 de 5
Paso 1: Prepara el mueble.

En el caso de que el mueble ya esté montado, retira las puertas y los estantes con la ayuda de un destornillador. Si compras un modelo nuevo para darle el uso que te proponemos, móntalo sin puertas y coloca una sola balda bajo los cajones.

3 de 5
Paso 2: Personaliza el mueble.

Cambia los tiradores de los cajones; ya que vas a transformar el aspecto del mueble, ten en cuenta cada detalle. Y puesto que el destinatario va a ser tu mascota ¿qué tal unos pomos con siluetas de animales? En este caso los hemos elegido en forma de cabeza de gato.

4 de 5
Paso 3: Prepara el colchón para tu mascota.

Para la funda del colchón necesitas dos piezas iguales de tela; antes de cortarlas, toma las medidas de la base del mueble y súmales 2 cm para hacer las costuras. Una vez cortadas y cosidas por el revés, coloca una tira de Velcro en una esquina e introduce el relleno.

5 de 5
Materiales.

- Un mueble (este es el modelo Hemnes, de Ikea).
- Dos tiradores de Leroy Merlin.
- Tela vichy roja.
- Relleno para el cojín.
- Velcro.
- Máquina de coser.
- Hilo blanco y tijeras.
- Un destornillador.
- Un berbiquí.
- 2 pomos de diferentes colores.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar