Restaura tu silla

Con lana y un poco de maña, restaura una silla estropeada a la vez que le das una imagen mucho más actual. Con un dibujo de damero, como este, quedará perfecta.

image
Restaura una silla

Cuando el asiento está muy deteriorado lo mejor es retirar la rejilla, cortar un tablero con la forma de la silla, cubrirlo con espuma y forrar todo con una tela vistosa. ¡El resultado será sorprendente! Alfombra artesanal y cesta con plantas, de Ikea. Las macetas y las plantitas son de Los Peñotes.
Ideas: Vístela con las clásicas galletas o con unas fundas de quita y pon sujetas con lazadas.

1 de 6
Paso 1: Planifica en el dibujo

Con la rejilla del respaldo a modo de bastidor, realiza un dibujo utilizando los dos colores de la lana. Pasa las hebras a través de los agujeros, como si estuvieras haciendo petit point. Cuando termines una hebra, anúdala por la parte trasera de la silla.

2 de 6
Paso 2: Remata la zona inferior del respaldo con unas hebras a modo de flecos

Para ello, introduce la hebra por los agujeros y realiza un nudo marinero. Intercala los dos colores de la lana. Corta el extremo inferior de cada fleco para que queden dos hebras.

3 de 6
Paso 3: Teje el asiento

Trabaja en el asiento como en el respaldo y remata la lana por la parte trasera con la ayuda de un ganchillo. Pasa la hebra por debajo de 3 o 4 puntadas y córtala. Al llegar a la zona rota, trata de sujetar la rejilla con la lana recomponiendo el dibujo.

4 de 6
Paso 4: Refuerza la silla

Para reforzar el asiento, mide su parte inferior y traslada esa medida al listón. Córtalo en casa o pide que te lo corten en la tienda. Coloca el listón de madera por debajo de la silla y fíjalo con dos tornillos en cada uno de sus extremos. ¡Y a estrenar silla!

5 de 6
MATERIALES

- Una silla de rejilla rota.
- Listón de madera (este es de Leroy Merlin).
- Lana gorda.
- Destornillador.
- Tornillos largos, tijera y aguja de ganchillo.

6 de 6
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de Trucos de hogar