Una simpática consola entelada

¿Tienes una mesa con una pata rota? ¡No la tires! Aprovecha la mitad para convertirla en una consola. Fórrala con tela y colócala en el vestíbulo, para una entrada triunfal.

image
1 de 6
Una consola con perchitas

Atornilla dos perchitas debajo del sobre: te servirán para colgar el bolso, el llavero o la bufanda. Suelo, de Leroy Merlin. Papel pintado, de Coordonné. Alfombra de pelo, de Ikea. Butaca rosa y espejos, de El Globo Muebles. Jarrones de cristal, de Los Peñotes. Perchas, de Tiger (2 €/unidad).
Ideas: Sustituye las perchas por unos pomos de cerámica; pero evita colgar en ellos mucho peso.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
MATERIALES

- Una mesa (esta es Isala, de Ikea).
- Un retal de tela (este es Vannerna Tita, de 3 m x 1,20 m de ancho; de Ikea (9,99 €).
- Pegamento en aerosol.
- Sierra de calar.
- Destornillador.
- Metro, lápiz, tijeras y lija.
- Dos escuadras y tornillos.
- Cinta de pintor. Todo, de Leroy Merlin.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
PASO 1: Mide la parte aprovechable de la mesa rota

Marca con lápiz una línea recta y corta con la sierra de calar. Luego, lima bien la parte cortada con la lija para eliminar todas las astillas y así evitar posibles accidentes a la hora de manipular la madera.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
PASO 2: Fija la mesa con escuadras

Sobre una superficie plana, coloca la mesa por el revés y atornilla las dos escuadras en las esquinas del borde cortado. Fíjalas a la pared, con el fin de que la mesa quede bien sujeta y evitar que se caiga cuando coloques algún objeto encima.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
PASO 3: Aplica el pegamento para la tela

Protege con cinta de pintor los bordes de la mesa que no vas a entelar. Mide con el metro la superficie de la mesa y corta la tela de modo que el dibujo quede bien centrado. Luego, pulveriza con el pegamento de contacto por el revés de la tela.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
PASO 4: Pega la tela con cuidado

Pega la tela, poco a poco, presionando con la mano para eliminar el aire y evitar que queden burbujas. Si en alguno de los bordes sobra algo de tela, córtala con mucho cuidado ayudándote de un cúter que esté bien afilado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY