Actualiza las cajoneras

Hemos pintado unas cajoneras de madera y las hemos colocado una sobre otra. ¿El resultado? Un divertido y práctico mueble con ruedas para llevar donde tú quieras.

image
1 de 6
Un mueble modular

De tres, cuatro o cinco pisos... adapta el mueble a tu altura. Utilízalo como archivador en tu rincón de trabajo o de cómoda en tu dormitorio; al ser móvil, puedes llevarlo donde quieras. Eso sí, guarda lo que menos uses en el módulo inferior, para evitar agacharte a menudo. Alfombra de fibra, de Ikea.
Idea: Si eliges unos pomos de diferentes diseños para cada cajón, le darás un aire muy divertido.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 6
MATERIALES

- Cajoneras de madera.
- 4 ruedas.
- Pintura acrílica al agua de colores.
- Rodillo.
- Berbiquí.
- Papel de lija.
- Destornillador.
- Tornillos.
- Lápiz. (Todo, de Leroy Merlin).

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 6
Paso 1: Prepara la madera antes de pintar

Pasa la lija por cada cajonera para alisar bien su superficie. Retira los restos con un paño seco. Pinta con el rodillo cada módulo de un color diferente, deja secar y aplica una segunda mano para un mejor acabado.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 6
Paso 2: Ponle ruedas al módulo inferior

Coloca boca abajo la cajonera que va a ir a ras del suelo, para fijar las ruedas en sus esquinas. Señala con un lápiz los puntos donde irán los tornillos y, con la ayuda del destornillador, introduce estos en los agujeros hasta completar las cuatro ruedas.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 6
Paso 3: Atornilla los módulos entre sí

Coloca la cajonera verde encima de la primera de modo que sobresalga un poco por uno de los lados. Una vez colocada, haz una muesca con el berbiquí en cada esquina y atorníllala, para evitar que se mueva o se vuelque.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
6 de 6
Paso 4: Repite la operación con el módulo azul

Colócalo sobre el verde y deja que sobresalga parte, de forma que quede contrapeada con la anterior; así estarán equilibradas. Fíjalas con tornillos no muy largos, para que puedas abrir y cerrar los cajones.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY