Crea un chill out para los niños

Reúne todos los cojines que tengas por casa y hazle a tus hijos un sofá diferente, a su medida, en el que podrá leer, descansar o saltar todo lo que quiera sin temor a regañinas.

image
1 de 5
Un divertido chill out para el dormitorio infantil

Renuncia al respaldo, si lo deseas, y convertirás el sofá en una práctica colchoneta para que tu hijo se relaje o se entretenga. Como Mario, que se pasa las horas leyendo tumbado en su sofá preferido, realizado con cojines Christel (1,99 €) y telas modelo Ditte (1,99 €/m). Todo, de Ikea.
Idea: Si eliges textiles de colores o con dibujos de sus personajes favoritos, acertarás de pleno.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
2 de 5
Paso 1: Reúne cojines y telas

Reúne cojines de la misma medida y renueva las telas de los que estén más estropeados. Para ello corta piezas del doble de su tamaño; dóblalas por la mitad e hilvánalas dejando una abertura. Cóselas con la máquina, mete el cojín y cierra la abertura a mano.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
3 de 5
Paso 2: Coloca argollas en los cojines

Coloca un ojete o argolla en cada una de las cuatro esquinas del cojín. Para hacerlo correctamente sigue las instrucciones del fabricante. Cuando los hayas puesto, coge el martillo y da unos ligeros golpes sobre ellos para fijarlos bien.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
4 de 5
Paso 3: Anuda los cojines entre sí

Corta el cordón en tiras de 15 cm y da forma al sofá. Por ejemplo, para el respaldo, agrupa tres filas de 4 cojines; para los brazos, dos filas de 4 cojines y para el asiento, tres filas de 3 cojines. Pasa el cordón por las argollas para inmovilizar los cojines.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
5 de 5
Materiales.

- 29 cojines y telas diferentes.
- 116 ojetes (en mercerías).
- Cordón fino.
- Máquina de coser.
- Metro y tijeras.
- Regla.
- Hilo y aguja.
- Martillo.

Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Publicidad - Sigue leyendo debajo
Más de DIY